Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MEMORIA HISTÓRICA

Muere Francisco Aura, uno de los últimos supervivientes de Mauthausen

Este exiliado republicano pasó cuatro años en el campo de concentración austríaco después de vivir con 17 años la Guerra Civil española

Paco Aura, uno de los últimos supervivientes del campo de concentración de Mauthausen, en su casa de Alcoy. Foto cedida por el Ayuntamiento
Paco Aura, uno de los últimos supervivientes del campo de concentración de Mauthausen, en su casa de Alcoy. /Foto cedida por el Ayuntamiento

Francisco Aura Boronat, uno de los últimos supervivientes del campo de exterminio nazi de Mauthausen, -donde perdieron la vida unos 7.000 españoles-, ha fallecido este martes en Alcoi, su ciudad natal, a solo un mes de cumplir los 100 años, según ha confirmado el Ayuntamiento. Este miliciano republicano, que vivió con 17 años la Guerra Civil española y más tarde la Segunda Guerra Mundial, estuvo en un campo francés antes de ser deportado a Mauthausen, donde permaneció más de cuatro años.

Aura llegó a Mauthausen con 23 años y en su convoy viajaban 400 españoles, de los que 268 fueron exterminados.Trabajó en la cantera y logró sobrevivir porque lo mandaron a hacer una carretera fuera de ese infierno. Una vez liberado en 1945, Aura todavía residió ocho años más en Francia por miedo a la represión franquista. Fue además uno de los 22 alcoyanos deportados a un campo nazi y el último superviviente valenciano de la barbarie.

"Nos convirtieron en hombres endurecidos. La supervivencia en Mathaussen se veía como algo difícil de superar. Te convertían en una bestia, a ir al trote en todo momento, a dormir de cualquier manera...", contaba el propio Aura en una entrevista a EL PAÍS en agosto del año 2000.

"Los supervivientes de Mauthausen tuvimos que volver a aprender a reir y a llorar. La dureza con la que allí se vivía nos lo hizo olvidar. La recuperación también fue difícil, sobre todo para quienes no pudieron superar la perdida de control absoluto. En el campo de concentración se pasaba tanta hambre que hubo compañeros que murieron al no poder frenar el ansia de comer de golpe", exponía 18 años atrás, cuando contaba con 81 años.

El Ayuntamiento de Alcoi tenía previsto llevar a cabo un homenaje al fallecido el próximo mes de diciembre con motivo de su cumpleaños. Su alcalde, el socialista Antonio Francés, ha expresado sus condolencias a la familia, y ha anunciado que el acto previsto con motivo de su centenario se mantendrá. Además se organiza una exposición sobre la vida de este superviviente del horror nazi.

Aura ha dedicado parte de su vida a hacer divulgación sobre los campos de concentración, luchando contra la desmemoria de las personas para evitar que la historia volviera a repetirse, recuerdan desde el Consistorio alicantino.

Alrededor de su persona se han publicado el libro Francisco Aura Boronat. Resistència y dignidad frente a la desmemòria, de Paco Blay, Angel Beneito y Natxo Lara, y una novela gráfica de Jordi Peidro Esperaré siempre tú regreso, traducida al alemán, de la que también se hizo un corto audiovisual gracias a la colaboración de la Red de Escuelas Asociadas de la Unesco y el Ayuntamiento de Alcoi.

Según Antonio Francés, "Paco era ejemplo de todo aquello bueno que tiene el ser humano y dedicó la vida a recordar a la sociedad la parte más oscura de la historia de la humanidad para que nunca volviera a suceder". El primer edil de Alcoi ha insistido en que este superviviente, "ejemplo de dignidad y resistencia, nos mostró que la capacidad de perdonar no tiene nada que ver ni con el olvido ni con la impunidad", ha señalado.

La ciudad de Alcoi puso su nombre en 2014 a uno de los puentes de la ciudad alicantina. "Solo espero que este puente se convierta en un símbolo de la paz y la concordia, y sirva de recuerdo para lo que ocurrió", dijo el día de la inauguración el propio Aura.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información