Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra inaugura dos puentes en Alcoi acompañado de protestas

Férreo control policial en torno a manifestantes de la dependencia, RTVV y la educación

La inauguración este lunes de dos puentes en Alcoi, a cargo del presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, logró quitarle el protagonismo a quien tendría que haber sido el centro de la noticia; Francisco Aura Boronat, superviviente de Mauthausen, que dio nombre a uno de los puentes.

Los actos estuvieron caracterizados por un fuerte control policial y un enfrentamiento entre el gabinete del presidente y el Ayuntamiento de Alcoi sobre la ubicación de los discursos inaugurales. Tanto la inauguración del puente entre el Santa Rosa y Batoi, como el que une el Viaducto y la Zona Norte se desarrollaron justo en el centro de los viales para alejar el acto de los dos extremos del puente, plagados de personas protestando.

Al finalizar las inauguraciones, el Ayuntamiento de Alcoi emitió una nota oficial para criticar las “excesivas medidas de seguridad aplicadas por la Generalitat” durante la inauguración de los puentes. El Gobierno municipal sostiene que la previsión era de realizar la inauguración del puente Francisco Aura al principio del Passeig Ovidi Montllor y que “finalmente y sin consulta ni aviso se ha desarrollado en medio del puente”, según Jordi Martínez, concejal de Movilidad. La Generalitat Valenciana, niega este extremo y sostiene que el acto se desarrolló donde estaba previsto. La diputada del PP y alcoyana, Trinidad Miró, consideró un “fracaso” el “intento de boicot de la izquierda”.

Protestas

Un centenar de personas de la Plataforma de Ley de la Dependencia de L’Alcoià-Comtat, trabajadores de Canal 9 y descontentos del sector educativo increparon desde la lejanía al presidente con gritos de “lladres, Fabra dimissió, vergonya”. Las sendas inauguraciones se celebraron bajo un férreo control policial, cinco furgones antidisturbios y numerosos agentes del Cuerpo nacional de Policía, la Policía Autonómica y Agentes locales desplegados en torno a los puentes inaugurados. Los periodistas fueron además conducidos entre uno y otro puente en bus escoltados para así evitar contacto con los manifestantes.

El puente entre Santa Rosa y Batoi, el primero en abrirse al tráfico, ha costado 1,8 millones de euros. El otro vial, en la Zona Norte, ha tenido con un coste de 10,3 millones de euros.