Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas avisa de que los fondos para frenar la migración son limitados

Juncker envía una carta a Pedro Sánchez: "Comparto la sensación de urgencia"

Máxima prioridad, pero paciencia. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha expresado este martes por escrito su apoyo al presidente del Gobierno Pedro Sánchez ante el aumento de las llegadas irregulares a través del Mediterráneo. "Comparto la sensación de urgencia", dice una carta de Juncker a Sánchez a la que ha tenido acceso este diario. Sin embargo, Bruselas supedita la concesión de fondos para frenar el flujo en Marruecos a una derrama financiera entre los socios de la UE de incierto recorrido. "Los recursos son limitados", subraya Juncker.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, la pasada semana. En vídeo, declaraciones de la portavoz de la Comisión Europea.

La ayuda será inmediata para la Guardia Civil y los fondos podrían liberarse esta misma semana, según la misiva del presidente de la Comisión a la que ha tenido acceso EL PAÍS. Pero ese pequeño parche difícilmente resolverá el creciente número de salidas desde la costa marroquí. "Comparto plenamente contigo la sensación de urgencia", señala Juncker en la respuesta a una carta del 26 de julio en la que Sánchez le expresa su "preocupación ante la tendencia de aumento de las llegadas irregulares a España a través del Mediterráneo Occidental". El jefe del Ejecutivo de la UE admite que el deterioro del control en Marruecos "exigen un esfuerzo financiero muy superior". Pero recuerda a Sánchez que "los recursos del Fondo Fiduciario de la UE para el norte de África son, desgraciadamente, limitados".

Ese Fondo se creó en 2015 para limitar los movimientos migratorios en todo el continente africano. El presupuesto comunitario ha aportado desde entonces 3.500 millones y, en teoría, los países de la UE deberían haber contribuido ya con otro tanto. Pero hasta ahora los socios de la UE y otros donantes, como Suiza o Noruega, solo han comprometido 439 millones.

Bruselas, según la carta de la Comisión a Sánchez, pidió el pasado 25 de julio a los Gobiernos de la UE que "alimenten el Fondo con importes que se ajusten a las expectativas reales, en paralelo con los esfuerzos del presupuesto de la Unión, que ya son considerables". Juncker le promete al Ejecutivo español que tan pronto como se materialicen esas contribuciones se dispondrá de "financiación adicional para la gestión de las fronteras en Marruecos".

Sánchez ya planteó la necesidad de actuar en el oeste del Mediterráneo durante su estreno en una cumbre europea, el pasado 28 de junio. La delegación encabezada por el presidente del Gobierno logró que en las conclusiones de ese Consejo se reconociese la necesidad de apoyar "con medios financieros y de otra índole" las iniciativas que emprendan los países de origen y tránsito para impedir la inmigración ilegal. Y el texto dedicó una mención expresa a Marruecos, en reconocimiento de su papel crucial como puerta de entrada al continente europeo.

Tras el millón largo de migrantes irregulares que llegaron a Europa en 2015 las cifras no han dejado de descender, si bien la ruta por el Mediterráneo occidental ha repuntado este año tras el sellado del Mediterráneo central (hacia Italia) y Oriental (hacia Grecia). Los socios de la UE han optado por aumentar el control sobre las fronteras exteriores, con un polémico acuerdo con Turquía y planes para favorecer el dinamismo económico de los países de origen y tránsito de la inmigración. Y con propuestas para poner en marcha plataformas de desembarco y centros de refugiados tanto dentro como fuera de la Unión Europea.

Norte de África

El Fondo de la UE para África aprobó en julio un programa de gestión de fronteras destinado a Marruecos y Túnez, con una dotación de 55 millones, de los cuales 30 millones están reservados al reino alauí. "La Comisión está haciendo todo cuanto está en su mano para garantizar la rápida ejecución de este programa", subraya Juncker en la carta. El programa permitirá a las autoridades marroquíes dotarse de material para el control de fronteras así como sufragar la formación de personal. Sánchez había trasladado a Juncker un listado con el material requerido por Rabat, y Juncker asegura que se ha tomado esa petición como referencia.

El jefe de la Comisión aprovecha para recordar que Marruecos ha sido beneficiaria durante más de 10 años de ayudas europeas relacionadas con migración. Durante ese período, el reino marroquí ha recibido más de 100 millones. En diciembre del año pasado, por ejemplo, "se efectuó un pago de seis millones a Marruecos para que adquiriese un primer lote de equipamiento prioritario", detalla Juncker. Unas cifras jugosas pero que quedan lejos de los 3.000 millones prometidos a Turquía por cerrar el flujo en la parte oriental del mar Mediterráneo.

Más información