Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Archivada la causa contra un comisario amigo de Villarejo

Salamanca estaba acusado de dejar entrar a ecuatoguineanos sin visado por Barajas

El comisario Carlos Salamanca acude a declarar a la Audiencia Nacional en 2014.
El comisario Carlos Salamanca acude a declarar a la Audiencia Nacional en 2014.

El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea, instructor del caso Tándem, archivó ayer provisionalmente la parte de la causa relacionada con el excomisario del aeropuerto de Barajas (Madrid) Carlos Salamanca, su esposa y su hijo. El policía figuraba como investigado (antiguo imputado) junto a sus familiares por organización criminal, cohecho, blanqueo y delito contra ciudadanos extranjeros. Se le acusaba de formar parte de la presunta red dirigida por el comisario jubilado José Manuel Villarejo Pérez, amigo de Salamanca, que dejó entrar a ecuatoguineanos sin visado en el aeropuerto madrileño.

La Fiscalía Anticorrupción, impulsora de la investigación, recurrirá el archivo de la causa sobre Salamanca. "La decisión del juez es extemporánea. La instrucción de la pieza no está terminada", indican fuentes próximas al caso. El sobreseimiento se produce una semana después de la divulgación de unas grabaciones en las que la amiga del Rey emérito Corinna zu Sayn-Wittgenstein aseguraba que fue utilizada por Juan Carlos I como testaferro para ocultar su patrimonio.

Dos días después de la divulgación de estos audios, el juez De Egea dejó en libertad a otro de los comisarios próximos a Villarejo arrestados en el marco del caso Tándem, Enrique García Castaño, El Gordo. García Castaño está acusado de recibir regalos -dinero y coches- a cambio de facilitar información a la red de Villarejo, que permanece en prisión preventiva desde noviembre.

La pieza separada sobre Salamanca se sustentaba en el testimonio de un empresario, amigo íntimo de este policía, quien dijo haber hecho numerosos regalos a la familia del agente a cambio de que este permitiera el acceso de personas de origen ecuatoguineano sin visados ni controles en el aeropuerto de Barajas. Entre los presentes figuraban 25.000 euros para la boda de su hijo, viajes de lujo y coches de alta gama. El ex responsable policial de Barajas siempre negó la acusación y argumentó que los regalos fueron por la amistad que les unía. El juez archiva la causa al detectar numerosas contradicciones en el testimonio del empresario y señala que no ha facilitado ningún documento ni la identidad de ninguno de los ecuatoguineanos que recibieron el supuesto trato de favor.

Más información