Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un amigo de Villarejo investigará si grabó la cita con Ignacio González

El comisario y el encargado de la pesquisa dependen del director operativo

José Villarejo, en una foto de 1995.
José Villarejo, en una foto de 1995.

Eugenio Pino, director adjunto operativo de la Policía (DAO), ha encargado a su mano derecha, el inspector jefe José Ángel Fuentes-Gago, que investigue si su mano izquierda, el comisario José Manuel Villarejo —el policía con empresas millonarias—, grabó y filtró la conversación que este mantuvo en 2011 con Ignacio González sobre el ático que el presidente de la Comunidad de Madrid posee en una urbanización de lujo en Estepona.

La policía ha confirmado oficialmente que Fuentes-Gago llevará a cabo la información reservada para dilucidar de dónde procede dicho audio, que no ha sido aportado ni al juzgado malagueño que investiga de quién es el ático ni al juzgado madrileño que intenta averiguar si González fue investigado de manera irregular.

Una pequeña parte de esa conversación —apenas tres de los 43 minutos de duración— fue divulgada el pasado día 9 por El Mundo y la Cadena SER, cuando ya el PP había decidido que Ignacio González no sería el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Este y el otro comisario que estuvo en la cita han expresado su malestar por la existencia de la grabación de ese encuentro, que fue igualmente registrado en papel. Villarejo ha reconocido que elaboró una nota informativa sobre el contenido de la reunión, que elevó a sus superiores, pero no que lo documentó en audio.

La orden de investigar el origen de la filtración de la grabación a ambos medios fue cursada el mismo día de la divulgación. Posteriormente, según adelantó este lunes eldiario.es, el DAO encargó la investigación a Fuentes-Gago, a quien sus conocidos siempre llaman Gago. Tanto este como Villarejo están adscritos a la Dirección Adjunta Operativa y dependen directamente de Eugenio Pino. Prácticamente llegaron de la mano al palacete de la calle de Miguel Ángel que es la sede de la Dirección General de la Policía, donde todos tienen su puesto oficial y despacho.

Villarejo fue fundador del Sindicato Profesional de Policía (SPP), aunque dejó de ocupar puestos directivos hace unos 20 años. Esa central fue presidida por Gago, y en cuya representación aún hoy ocupa un puesto el Consejo de la Policía (un órgano formado por sindicatos y la dirección de la Policía). Fuentes de la central aseguran que nunca han coincidido en la cúpula del SPP e incluso han señalado que no se conocieron como directivos de la entidad gremial. El designado para la información reservada tiene su plaza en Santander, pero se encuentra en Madrid en comisión de servicio.

A la pregunta de si esta investigación debería haberse encargado a la Unidad de Asuntos Internos —que se encarga de las infracciones que cometen los agentes—, las fuentes sindicales y de la Dirección General de Policía (DGP) contestan que no necesariamente. “Las informaciones reservadas las encarga quien las pide a alguien de su confianza”, coincidieron. Además, el responsable de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas, mantiene un enfrentamiento directo y escabroso con Villarejo, con acusaciones cruzadas de todo tipo.

Fuentes-Gago, en una foto de archivo.
Fuentes-Gago, en una foto de archivo.

La cuestión es que la grabación no existe oficialmente. El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, no tiene constancia de ella. Ni está en los juzgados ni en los lugares habituales de custodia. Con esta ya son dos las investigaciones de la DGP sobre Villarejo. También se está elaborando un informe, encargado por el Ministerio del Interior, sobre la legalidad o no de sus empresas y su compatibilidad con el trabajo de policía.

Más información