Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

Berklee Valencia: el sueño de la música

Más de 2.000 alumnos de 70 países han pasado en seis años por la única sede de la prestigiosa escuela fuera de Boston

El alumno Víctor Hernández en la biblioteca de Berklee, en el Palau de les Arts, en Valencia, durante la entrevista.

Víctor Hernández, murciano, tiene 25 años y es licenciado en Comunicación Audiovisual. Está acabando el máster de Producción Musical, Tecnología e Innovación en el campus valenciano de Berklee. Toca la guitarra española y compone. Tiene un grupo, Rey Lobo, y con él prepara su primera obra, La Muralla, dedicada a su padre Gabriel, un psicoanalista, que, tras componer y grabar un disco, Mayo de 1982, desistió de sus aspiraciones artísticas. Anhelo que está cumpliendo su hijo. “Berklee es un sueño que pasa muy rápido, es lo malo”, señala apesadumbrado. “Ha sido un empujón muy fuerte en mi carrera. El nivel de calidad es excepcional”, comenta este cantautor, “renovado”, matiza, al que no le gustan las etiquetas, pero que se sitúa en la folktrónica, género con elementos del folk y la electrónica. “En la onda de Silvio Rodríguez, de Serrat, pero con toques nuevos, experimentales”, concreta.

La escuela ha concedido más de cinco millones de dólares en becas a los estudiantes del campus Berklee de Valencia. Víctor dispone de una ayuda que le cubre la mitad del posgrado. Aproximadamente 20.000 euros. Reconoce que sin el esfuerzo de sus padres hubiera sido imposible, aunque asegura que desde que comenzó le han salido más oportunidades para trabajar en estudios. “El campus acoge todas las disciplinas más importantes de la música. Algo que no he visto en otros lugares”, explica entusiasmado en la biblioteca, mostrando el disco que ha recuperado con los temas que su padre grabó en antiguas cintas de casete. 

Berklee Valencia cuenta con más de 3.600 metros cuadrados en el Palau de les Arts. Un convenio con el Gobierno valenciano, que caduca en el año 2020, ha permitido a la escuela durante los seis años que lleva en marcha, disponer de diversas estancias en el coliseo diseñado por Santiago Calatrava. "Hemos invertido más de seis millones de euros y nuestro deseo es quedarnos en Valencia, una ciudad que tiene una cultura musical muy alta con una gran tradición bandística, y seguir contribuyendo a su crecimiento como lugar especializado en atraer y retener el talento musical. Nuestros programas reciben cada vez mayores solicitudes", afirma María Martínez Iturriaga, directora de Berklee Valencia.

Esta licenciada en Administración y Dirección de Empresas, y también en Piano, con un máster en Artes Escénicas de la Universidad de Nueva York, conoce al dedillo la escuela valenciana porque participó desde el principio en su creación. Por eso su preocupación se centra ahora en la permanencia en la ubicación actual, ya que el objetivo inmediato es programar cursos completos, no solo de un año como hasta ahora. “Hay muy buena disposición, pero los procesos van muy lentos. Necesitamos certeza, la garantía legal para planificar cursos intercambiables con Boston y asegurar a los alumnos las plazas. Los estudios de grabación son profesionales, habrá pocos en Europa con esta calidad. Tenemos una inversión importante económica y de posicionamiento de marca de la que no queremos desprendernos”, apunta Martínez.

El consejero de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, ha asegurado la continuidad de Berklee en una entrevista a EL PAÍS, con motivo del extra de Educación que se ha publicado este sábado. “Se harán los trámites administrativos necesarios para que tengan la absoluta seguridad. Es más, nos gustaría que hubiera una colaboración más estrecha con la sociedad valenciana y la Administración”, ha avanzado. “Insisto, no hay ningún problema, todo lo contrario, estamos muy contentos con su aportación a la Comunidad Valenciana, y es un proyecto que debe seguir aquí”, ha agregado Marzà.

Belén Vives.
Belén Vives. EL PAÍS

La pianista Belén Vives tiene 25 años, madrileña, cursa el máster de Composición para Cine. Tiene un 80% de minusvalía. Eligió Berklee porque Valencia se adaptaba a sus requisitos. “Todas las aceras tienen rampa y son anchas. Nada me frena. Quería venir aquí, y aquí estoy. Pensé que iba a ser más difícil, pero no. Valencia me da vida, me gusta mucho”, señala. Tan feliz está con la escuela y la ciudad que ha solicitado un fellowship para quedarse un año más en la institución de Boston. “Hay medios para estudiar, muchos. Es un referente en música de cine y está en España”, indica Belén, que tiene dos becas; una de Berklee y otra de la ONCE.

Por las clases de la mayor universidad privada de música han pasado genios como Quincy Jones, con 28 premios Grammy en su estantería, productor de Michael Jackson y Frank Sinatra; Juan Luis Guerra; la cantante Diana Krall; el saxofonista Branford Marsalis; el compositor canadiense Howard Shore, galardonado con tres Oscar por la música de El señor de los anillos, entre otros conocidos temas; Alan Silvestri, autor de la banda sonora de Forrest gump y El guardaespaldas. El pianista de jazz, Keith Jarrett; el baterista Mike Portnoy; y el coreano Psy, que se hizo famoso por Gangnam Style; además de la colombiana Marta Gómez.

En clave local hay que mencionar a la trompetista, directora y compositora valenciana Amparo Edo, que estudió en Boston con una beca después de graduarse con premio extraordinario en el conservatorio Joaquín Rodrigo de Valencia. En Berklee se graduó en la especialidad de composición para medios audiovisuales y dirección orquestal con summa cum laude. Hoy en día es la subdirectora del área de Composición y Producción Contemporánea en Berklee Boston. 

Al ingeniero y productor musical, el mexicano Pablo Munguía, ganador de varios premios Emmy, le ocurrió lo mismo. Fue alumno y ahora dirige el máster de Producción Musical, Tecnología e Innovación en Valencia. Tras licenciarse en el mítico Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), y en la Universidad de Texas, realizó el posgrado de sonido y producción musical en Berklee. Celine Dion, Sting, Madonna y Shakira son algunos de los artistas con los que trabaja. Su empresa, Maraka Music, se encarga desde hace más de 10 años de la producción y audio de eventos televisivos tan importantes como los Oscar, los Grammy y la Superbowl. “La filosofía en Berklee es diferente de cualquier escuela. Aquí no hay maestros profesionales. Lo que cuenta es la experiencia. El currículo académico no sirve si detrás no hay una carrera profesional”, indica. “En Berklee no preguntan quién es el mejor profesor, sino quién es el mejor saxofonista”, agrega.

El valenciano Perico Sambeat, saxofonista, también forma parte del elenco de profesores de la escuela bostoniana. Otra valenciana, la bailarina Clara Barberá, se encarga del departamento de Alumnos, Diversidad e Inclusión, pero en la sede del Palau de les Arts: “Una de mis tareas es ir más allá de lo puramente académico. Ayudar a los futuros profesionales a creer en ellos mismos, darles seguridad y confianza”.

Luis Bernal durante la entrevista.
Luis Bernal durante la entrevista.

“Uno de mis maestros mencionaba los libros de la escuela y eso me llevó a interesarme. Me enamoré del programa y me apunté para acceder”, señala el colombiano Luis Bernal, de 35 años de edad. Estuvo cinco esperando porque no tenía el nivel de inglés requerido. Mientras progresaba con el idioma en su país realizó una especialización en docencia universitaria de dos años. Nunca había estado en Valencia ni en España. Tiene una beca de 12.000 dólares. “Siento que hace ocho meses era una persona totalmente distinta. Tenía una venda en los ojos acerca de las posibilidades que tiene la composición musical para audiovisuales. Ahora lo tengo todo claro. Y sé que las fronteras se pueden romper”, señala emocionado este admirador del cine de animación de John Powell.

El 90% de los alumnos del campus valenciano está activo en la industria musical. En Valencia ya existen tres empresas creadas por antiguos alumnos: Yamaha Music School, Playground Arts Center y LiveXMusic

Una clase en Berklee. ampliar foto
Una clase en Berklee. EL PAÍS

Síguenos en Twitter y en Flipboard