Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una veintena de activistas ‘toma’ el pazo de Meirás

Los manifestantes despliegan pancartas reclamando que los Franco devuelvan la fortaleza

Protesta de activistas esta mañana en el pazo de Meirás.

El reactivado movimiento para exigir que los Franco devuelvan el pazo de Meirás, una propiedad adquirida durante la Guerra Civil con donaciones forzosas de vecinos y trabajadores para ser regalada al dictador, ya tiene su imagen icónica. Una veintena de activistas del BNG y del sindicato nacionalista CIG (Confederación Intersindical Galega) ha irrumpido este miércoles por la mañana en la finca de la que ahora disfrutan los herederos de Franco, ubicada en el municipio de Sada (A Coruña), y han desplegado dos pancartas en las que reclaman el traspaso de la propiedad a manos públicas.

La entrada en el pazo de Meirás se ha producido cerca de las 11 de la mañana, justo en el momento en el que la familia del dictador tendría que haber abierto el pazo a las visitas públicas. Sin embargo, los activistas han sido los únicos que se han adentrado en la finca porque la Fundación Franco ha bloqueado durante todo este mes el teléfono y el correo electrónico con el que se podían reservar las citas para recorrer la propiedad. Ya por la tarde, después de que los participantes en la movilización abandonasen la que fue residencia de la escritora Emilia Pardo Bazán, un empleado de los Franco ha permitido el acceso a un par de grupos de visitantes.

Por la mañana, los activistas han entrado por un muro y han desplegado primero una pancarta en la balaustrada de piedra de la casa en la que se puede leer "Que nos devuelvan lo robado. Franquismo nunca más". Posteriormente, han accedido a una de las torres almenadas por el interior del pazo y han colgado otro cartel con el lema "El pazo es del pueblo gallego".

La Guardia Civil ha llegado 20 minutos después de la irrupción de los manifestantes y los agentes han identificado a los integrantes de la protesta en el interior de la propiedad, según han informado fuentes del instituto armado. En los aledaños de Meirás, fortaleza de verano del dictador en Sada (A Coruña), también se han concentrado medio centenar de personas en apoyo de la movilización, entre ellos dirigentes nacionalistas como los diputados autonómicos del BNG Luis Bará y Xosé Luis Rivas Mini.

"Esta ocupación simbólica es una denuncia pública de una situación intolerable de ofensa a las víctimas del franquismo", ha explicado Bará, en alusión a la Fundación Franco. Esta entidad a la que la familia del dictador ha encargado recientemente la gestión de las visitas guiadas al pazo, unas rutas a las que obliga la ley en todos los inmuebles que como Meirás son Bien de Interés Cultural (BIC), ha anunciado que abrirá la finca para loar la "grandeza" del régimen franquista. "La familia intenta convertir esto en un parque temático del franquismo con la complicidad de la Xunta, que se está poniendo de lado", ha lamentado el parlamentario del BNG.

El alcalde de Sada, Benito Portela, de la candidatura ciudadana Sadamaioría, ha remitido este miércoles una carta al presidente de la Xunta, el popular Alberto Núñez Feijóo, solicitándole una reunión para intentar que la Xunta aparte a los Franco de la gestión de las visitas al pazo y traspase esta función al Ayuntamiento, tal y como aprobó el pleno municipal el pasado 12 de agosto. El regidor pretende además "recabar de la Xunta de Galicia el necesario apoyo institucional para todas aquellas iniciativas encaminadas a la recuperación del pazo" a manos públicas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información