Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda asegura que Anticorrupción no quiso actuar contra Rato

“El fiscal nunca manifestó que el caso estuviera en estado embrionario”, asegura la Oficina de Investigación de Fraudes

El exvicepresidente del Gobierno y expresidente de Bankia Rodrigo Rato, a su salida, el miércoles, de su despacho. Ampliar foto
El exvicepresidente del Gobierno y expresidente de Bankia Rodrigo Rato, a su salida, el miércoles, de su despacho. EFE

La Fiscalía Anticorrupción rechazó, el 15 de enero pasado, actuar contra el exvicepresidente económico Rodrigo Rato pese conocer los datos sobre fraude fiscal, blanqueo de capitales y alzamiento de bienes que había recabado durante meses la Oficina Nacional de Investigación al Fraude (ONIF), dependiente del Ministerio de Hacienda.

Tres meses después, la misma Fiscalía Anticorrupción ha reclamado la competencia sobre el caso, pese a que los datos de la ONIF son los mismos que en enero. Esta es la versión que exponen los responsables de dicha oficina en un escrito dirigido a la Fiscalía de Madrid, a Anticorrupción y al Ministerio de Justicia. “Al detectar la ONIF la posible existencia de delitos fiscales y de blanqueo de capitales en Rato, y dado que es público que Anticorrupción investiga el caso Bankia, se contactó con dicha Fiscalía para someter a su consideración la investigación realizada”, señala el escrito.

El 21 de enero, según este relato, cuatro funcionarios se reunieron con el fiscal encargado del caso Bankia, Alejandro Luzón, para contarle lo descubierto. “El fiscal manifestó que los hechos no tenían cabida en el caso Bankia y que él no tenía base para investigar el patrimonio de Rato, ya que la fianza que le impusieron había sido cubierta, por lo que no tenía sentido plantearse un posible delito de alzamiento de bienes”. El fiscal se refería a la fianza de tres millones que el juez Fernando Andreu fijó a Rato por su responsabilidad en el caso del uso indebido de las tarjetas black.Rató depositó un aval por esa cantidad en octubre de 2014. En marzo de 2015, el juez le impuso una fianza junto a Bankia, BFA y otros tres exdirectivos de 800 millones. Solo Bankia se ha hecho cargo de la fianza y reclama a Rato, por la vía civil, que pague su parte.

La ONIF asegura que Luzón les indicó que la investigación debía realizarse sin conexión con su procedimiento. “En ningún momento manifestó que lo que allí se le explicaba estuviera en estado embrionario sino que entendía que no era el sitio adecuado para realizar la denuncia, dada la falta de conexión con su caso”, explica la ONIF. Anticorrupción sugirió la semana pasada que la denuncia de la ONIF no estaba madura cuando la conoció y por eso no se encargó del caso.

La ONIF comunicó, el 20 de febrero, los hechos a la Fiscalía de Delitos Económicos de Madrid, que desde entonces trabajó en el caso. Según su relato, la Oficina activó la denuncia el 15 de abril ante los juzgados tras “la filtración a los medios de datos que ponían en peligro la investigación y podrían alertar a Rato con riesgo de que se produjera destrucción de documentación y de pruebas”.POr ello, "decidió solicitar la judicialización del caso la petición de entrada y registro" que, posteriormente, fue autorizada por el juzgado de Instrucción número 35 de Madrid.

El escrito concluye así que “en absoluto son explicables las razones de competencias que esgrime ahora la Fiscalía Anticorrupción para atraer hacía sí la competencia del caso Rato, alegando una conexión con el caso Bankia, cuando ella misma se había pronunciado con anterioridad en sentido contrario”.