Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Moncloa oculta hasta el 21-O qué hará con las pensiones

Santamaría, Báñez y Guindos eluden responder a la oposición en el Congreso

Soraya Rodríguez interviene en la sesión de control al Gobierno en el Congreso.
Soraya Rodríguez interviene en la sesión de control al Gobierno en el Congreso.

El Gobierno ya ha conseguido llegar a las elecciones autonómicas gallegas y vascas del 21 de octubre sin aclarar formalmente en el Congreso qué piensa hacer con las pensiones. Hoy, la oposición ha intentado de forma reiterada que respondiera a esa pregunta en la sesión de control al Gobierno, pero ni la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, ni la ministra de Empleo, Fátima Báñez, ni el titular de Economía, Luis de Guindos, han aclarado lo que harán.

El proyecto de Presupuestos para 2013 ya incluye la revalorización del 1% de inflación previsto para ese año, que está contemplado en la ley. Sin embargo, no está presupuestada en ninguna partida la actualización en función de la inflación de este año, que debería hacerse efectiva en una paga a principios del próximo año.

La excusa formal del Gobierno para no aclarar sus planes es que es el dato de inflación de noviembre el que sirve para fijar esa revalorización. Mañana se conocerá el definitivo de septiembre. Se prevé una desviación de casi tres puntos, que deja intuir por dónde irá el de noviembre. En todo caso, eso será ya después del 21-O. Como antes ya no hay sesiones de control en el Congreso, no habrá opciones para que la oposición insista en la pregunta.

La vicepresidenta ha regateado la cuestión planteada por la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, escudándose de nuevo en la herencia del Gobierno de Zapatero y en lo que hizo al congelar las pensiones en 2010. “Ustedes tienen poca legitimidad en la oposición para reclamar lo primero que recortaron desde el Gobierno”, ha dicho la número dos del Gobierno.

Báñez también ha usado el pasado como escudo y se ha referido a “la herencia socialista, que consiste en dejar las cuentas del sistema en situación de déficit. Sacaron ese dinero por la puerta de atrás. No lo usaron para pagar las pensiones porque las congelaron en 2011. ¡Qué barbaridad! ¡Qué deslealtad con los pensionistas! Nosotros les hemos dado tranquilidad y seguridad, porque las pensiones están garantizadas y los fondos adicionales están para pagar las pensiones religiosamente. Lo que no vamos a hacer nunca es congelar las pensiones, como hicieron ustedes”.

Luego lo ha intentado el diputado de ICV Joan Coscubiela. A lo más que ha llegado ha sido a arrancar a Báñez el compromiso de que el Gobierno no acelerará el proceso de retraso de la edad de jubilación, que quedará fijada en los 67 años a partir de 2027.