Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
JESÚS MARÍA FERNÁNDEZ | Viceconsejero de Sanidad del Gobierno vasco

“Esto es un desmantelamiento controlado del Sistema Nacional de Salud”

"Se espera que haya personas que paguen dos veces la sanidad: a través de impuestos y de estas pólizas", afirma

Jesús María Fernández.
Jesús María Fernández.

El viceconsejero vasco de Sanidad, Jesús María Fernández, alerta de que las cuotas que el Ministerio de Sanidad quiere cobrar a quienes queden fuera del aseguramiento público suponen la “deconstrucción” de un sistema cuya creación ha costado 30 años.

Pregunta. ¿Cómo valoran el pago de cuotas?

Respuesta. Es un paso adelante más por parte del ministerio en una regresión del Sistema Nacional de Salud (SNS), volviendo a un sistema de seguros asistenciales anterior a la Ley General de Sanidad del año 1986. En cuatro meses estamos viviendo la deconstrucción del SNS, que ha costado 30 años crear; es un desmantelamiento controlado, por fases. Se espera que haya personas que paguen dos veces la sanidad: a través de impuestos y de estas pólizas. Existen otras fórmulas para hacer frente a la crisis, distintas a los recortes y a la política sin carta de navegación que está haciendo el ministerio.

P. ¿Avanzamos hacia la privatización de la sanidad?

R. Sin ninguna duda. Desde abril hay un proceso que va a tener como consecuencia una mayor privatización de la sanidad, porque hay colectivos que van a tener incentivos para suscribir una póliza privada. Va a haber más gente que se suscriba.

P. ¿Qué consecuencias tendrán estos convenios especiales?

R. Yo creo que van a tener muy poca aplicación práctica porque, en el caso de quienes cobran más de 100.000 euros, cualquier empresa aseguradora ofrece pólizas por esa misma cantidad. Para quienes no tienen recursos, la medida es disuasoria. Una familia de cuatro personas deberá pagar 3.000 euros al año, algo imposible para alguien sin recursos.

P. ¿Qué harán ustedes en Euskadi?

R. No vamos a modificar la cobertura sanitaria que damos. Por convicción ética y porque tenemos cobertura legal en el País Vasco para hacerlo.