Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno alerta de que la presión sobre España “no es sostenible en el tiempo”

Guindos intenta dar un mensaje de tranquilidad pero admite que la situación es grave

García Margallo: "El destino de la UE se juega en estos días, quizás en estas horas"

Rubalcaba apremia al Gobierno y a la UE: “Hay pocos días para actuar”

"Rajoy tiene razón al pedir al BCE que actúe", afirma el secretario general socialista

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha querido mandar un mensaje de tranquilidad tras la reunión de la comisión delegada de Asuntos Económicos, celebrada hoy en el Congreso bajo la presidencia de Mariano Rajoy y que se ha prolongado más de lo habitual. Pero, a la vez que pedía calma y anunciaba nuevas medidas económicas, aseguraba que la presión a la que se está viendo sometida España, tras el anuncio del rescate bancario y en vísperas de las elecciones griegas, no puede prolongarse. "No es una situación que es mantenible en el tiempo [la prima de riesgo por encima de los 550 puntos básicos] como ya he dicho en otras ocasiones y estoy convencido de que iremos tomando medidas que la irán reduciendo en los próximos días y en las próximas semanas", ha insistido Guindos. Con un punto más de dramatismo, el titular de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, ha asegurado: "El destino de la UE se juega en estos días, quizás en estas horas. El plazo de tres meses que dio Lagarde [titular del FMI] quizás es demasiado largo"

De Guindos ha insistido en que el Gobierno tiene "una ruta" pese a la tensión que azota a España por la volatilidad de los mercados y por las rebaja de la calificación de la deuda española a un escalón por encima del bono basura. Y esa ruta incluye el que el Gobierno tome más medidas, que no ha aclarado en qué van a consistir.

En este ambiente, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se reunirá mañana en el Palacio de la Moncloa con el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, con quien tendrá ocasión de analizar la ayuda a la banca española y la crisis de la zona euro, según ha informado Efe citando a fuentes del Ejecutivo. El encuentro ha sido convocado de urgencia, puesto que no estaba previsto en la agenda, y se produce después del cruce de declaraciones entre el Gobierno y el comisario europeo a cuenta del rescate financiero.

A la vez que se conocía este cambio de agenda, en el Congreso de los Diputados, el presidente del Gobierno mantenía la habitual reunión de la comisión delegada de Asuntos Económicos que se celebra todos los jueves y que preside Mariano Rajoy. Pero no ha sido una cita cualquiera. Rajoy ha prolongado ese encuentro más tiempo de lo habitual para analizar los últimos acontecimientos que afectan a la economía española. Fuentes del Gobierno han querido minimizar esta cita y han desmentido que se trate de una reunión especial de gabinete de crisis. A las dos de la tarde, el presidente ha abandonado el Congreso sin hacer declaraciones. Rajoy solo ha contestado "gracias" a las preguntas de los periodistas. Sí lo ha hecho el ministro de Economía, Luis de Guindos, que ha tratado de enviar un mensaje de tranquilidad, aunque ha admitido que la situación es grave por la "volatilidad" de los mercados.

Ha sido De Guindos el que ha hablado, para asegurar que el Gobierno "está encima de los asuntos y de los temas" y "está tomando medidas". "Y lo va hacer no sólo en función de la prima de riesgo y de lo que pase hoy, sino en función de los intereses de España y de la zona euro", ha apostillado. "Esta es una semana complicada antes de las elecciones griegas", una circunstancia que, unida a otras circunstancias internacionales "que están afectando a la volatilidad de los mercados". Su mensaje fundamental ha sido uno: calma.

También ha hablado el titular de Exteriores: "El destino de la UE se juega probablemente en estas horas", ha aseverado José Manuel García-Margallo, convencido de que la solución a corto plazo para la crisis de deuda que atraviesa la eurozona pasa por que el Banco Central Europeo (BCE) compre deuda de los países más acosados por los mercados y los Estados miembros den un "paso de gigante" en su "integración política". García-Margallo ha advertido de que el resultado de las elecciones del domingo en Grecia "puede determinar su salida del euro", lo que convulsionaría la economía mundial.

Por su parte, el líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha apremiado esta mañana al Gobierno y a Bruselas: "La situación es muy difícil, muy difícil, hoy especialmente. La Unión Europea tiene que tomarse esto definitivamente en serio. No sé si sus dirigentes se dan cuenta, supongo que sí, de que tienen pocos días para actuar. Ya no vale la retórica", ha dicho con gesto grave, en rueda de prensa en la sede de su partido, tras reunirse con el dirigente socialista valenciano Ximo Puig. Lo que tiene que hacer Bruselas, sostiene Rubalcaba, es enviar a los mercados un mensaje claro: "que Europa tiene un plan para crecer". Y eso "implica al BCE, que tiene que defender el euro".

En su tónica de las últimas semanas de dar una de cal y otra de arena al Ejecutivo de Mariano Rajoy, manifestándole su apoyo en Europa pero criticando a la vez, abiertamente y a diario, su actitud y sus medidas, Rubalcaba ha denunciado la "clamorosa ausencia de Gobierno en este momento", ha repetido sin descanso la palabra "desastre" y, al mismo tiempo, ha echado un capote al presidente: "Esto del rescate no se ha gestionado nada bien. La desastrosa gestión de la crisis de Bankia fue el detonante. Todo ha sido un desastre de gestión. Pero hoy la situación es tan difícil que no queremos insistir tanto en este asunto del desastre sino hacer dos cosas: pedir al Gobierno que gobierne y expresar el apoyo del PSOE a su política europea. No me cuesta nada decir que Rajoy tiene toda la razón en decir que el BCE tiene que actuar. No es el momento de las críticas a una gestión que cada día vemos que ha sido peor, no es el momento. Es el momento de apoyar al Gobierno en Europa", ha dicho.

El líder socialista no ha querido pronunciarse sobre la posibilidad de que el Ejecutivo esté estudiando liquidar alguno de los bancos rescatados con dinero público, como ayer auguró el  comisario europeo de la Competencia, Joaquín Almunia, y desmintió el Gobierno.  "No es bueno que cada día nos enteremos a través de Bruselas de la letra pequeña del rescate", ha deslizado Rubalcaba. "El Gobierno tiene que explicar de una vez por todas qué ha negociado y qué queda por negociar. El gobierno tiene que explicar todos los días a los ciudadanos lo que está pasando". ¿Fue imprudente o desleal Almunia al decir eso, como censura el PP?, le han preguntado. Y el líder de la oposición ha respondido: "El PSOE está siendo mucho más responsable en esta crisis que muchos dirigentes del PP". De hecho, ha añadido Rubalcaba, él entiende a "algunos compañeros del partido" que piden una oposición más dura. "Pero lo importante es España y los españoles", ha zanjado.

Rubalcaba no ha querido opinar hoy sobre otra crisis, la del Consejo General del Poder Judicial: "El Consejo está muy mal, la situación es muy mala, tiene que resolverse cuanto antes. Pero hoy me importa mucho más la economía".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >