Duran reprocha el inicio de mandato “desleal” del PP

Los nacionalistas ven con desolación cómo su apoyo ha resultado estéril

Josep Antoni Duran i LLeida, portavoz de CiU.
Josep Antoni Duran i LLeida, portavoz de CiU.EFE

CiU cumplió su amenaza y al final presentó una enmienda a la totalidad a las cuentas del Gobierno, que tacha de “desleales” e “insolidarias”. Los nacionalistas han apoyado sin rechistar la reforma laboral y la Ley de Estabilidad del PP porque comparten la misma filosofía económica. Pero ven que sus esfuerzos y guiños de complicidad son estériles al constatar que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado no incorpora las partidas pendientes de la disposición adicional tercera del Estatuto catalán prevista para inversiones y que este año ascendía a 219 millones.

La decisión final se fraguó después de que Hacienda devolviera el plan de reequilibrio presupuestario a la Generalitat por haber incorporado esa cifra de 219 millones que el Gabinete de Mariano Rajoy no piensa pagar. Llueve sobre mojado, porque la Generalitat había reclamado, también sin éxito, al Gobierno de Zapatero la cantidad correspondiente a 2008 por ese mismo concepto (759 millones) y los 1.450 por el Fondo de Competitividad. Pero, pese a que CiU y PP son socios en Cataluña, nada ha cambiado en este ejercicio y los nacionalistas han dicho basta. La exclusión ha sido suficiente para promover la enmienda a la totalidad. “Un Gobierno no puede iniciar un mandato con esa deslealtad institucional”, señala el documento, que recuerda además que los Presupuestos obligan a Cataluña a asumir nuevos ajustes por “cientos de miles de millones de euros” (sic) y, además, castigan la inversión de infraestructuras. Cataluña es la comunidad en la que el descenso del gasto en este capítulo es mayor, al rozar el 45%.

Pero hay otra razón de peso. CiU coincide con Rajoy en que no hay otra alternativa a la política de recortes para cumplir el déficit, pero discrepa abiertamente en cómo asumir el esfuerzo. En opinión de Josep Antoni Duran, portavoz de CiU en el Congreso, el proyecto está concebido exclusivamente para reducir de forma “insolidaria” el déficit de la Administración central. El plan, dice, es aumentar sus ingresos un 12% con la mayor presión fiscal del IRPF y del impuesto de sociedades y a costa de la reducción de las transferencias a las comunidades autónomas, que deberán así redoblar su esfuerzo. Y acaba repudiando el proyecto al no contemplar medidas de estímulo económico, pese a que La Moncloa admite que se van a destruir 600.000 empleos debido, entre otras cosas, a la reforma laboral que CiU aplaudió con entusiasmo. Con este paisaje, los nacionalistas no comprenden que se hayan recortado 1.550 millones para las autonomías para fomentar el empleo juvenil y formar parados. La presentación de la enmienda enfriará aún más las relaciones entre CiU y el PP catalán, que hace apenas dos meses permitió con su abstención dar luz verde a las cuentas catalanas y que, ahora, ha instado a revisarlas porque con los datos macroeconómicos y los nuevos recortes ya no sirven. De todas formas, CiU ha sido fiel a su historia: desde 2005 enmendó a la totalidad todas las cuentas de Zapatero, aunque en 2007 retiró esa medida.

Más información
La enmienda a la totalidad del PSOE se centra en el ataque al Estado del bienestar
El PSOE enmendará a la totalidad unos Presupuestos que "castigan" a España
"Los Presupuestos son una declaración de guerra", según IU
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS