Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Amordazados

Mañana saldrán a la calle en Barcelona miles de personas convocadas por Escuela de Todos para reivindicar que el español sea también lengua vehicular en la educación

Alumnos de sexto de primaria de una escuela catalana.
Alumnos de sexto de primaria de una escuela catalana.Albert Garcia

Recuerdo, hace muchos, muchos años, cuando me invitaban a la Escola d´Estiú de la Asociación Rosa Sensat, animada por la gran pedagoga Marta Mata. Y me enorgullecía de encontrarme en ese ámbito bilingüe, donde se defendía la enseñanza en la lengua materna, pero sobre todo se reivindicaba la escuela democrática, de todos y para todos, orientada a la formación de ciudadanos libres y, por tanto, responsables. No sé si idealizo en mi memoria aquellas jornadas tan distintas del “florido pensil” franquista, que estaba lleno de exclusiones e imposiciones identitarias. Porque ya ven, anoten otra más en el agobiante catálogo de mis ilusiones redentoras, yo estaba convencido de que la transformación democrática de España tendría su punto de apoyo en Cataluña, en la europea y culta Cataluña, en la oberta y plural Cataluña. ¡Ay, si me hubieran dado una propina por cada espejismo buenista en que he creído, ahora tendría una jubilación de político acomodado y no necesitaría escribir todas las semanas tratando de desengañar a los que son hoy tan tontos como yo lo fui! Con cuidado, porque cuesta más desengañar que engañar...

Hay veces que se le hacen a uno difíciles las bromas, no necesariamente frívolas, con que deben aliñarse estas columnas de la última página. Perdonen que me ponga mortalmente serio. Mañana saldrán a la calle en Barcelona miles de personas, ojalá muchos miles, convocados por Escuela de Todos/Escola de Tothom, para reivindicar que el español sea también lengua vehicular en la educación, la Administración, etcétera. No se equivoquen, no es un problema solo lingüístico: se trata de defender nuestra ciudadanía. En Cataluña, los separatistas quieren demostrar que allí mandan ellos, no la Constitución. Y el Gobierno colabora en el amordazamiento de la Cataluña española. Mañana, a las 12.30, cita para demócratas.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS