columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Camboya, Birmania, España

El cambio de un país por otro resta importancia al recuerdo de las víctimas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, inaugura el curso político en un acto con participación ciudadana, en el Complejo de la Moncloa.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, inaugura el curso político en un acto con participación ciudadana, en el Complejo de la Moncloa.Claudio Álvarez

El presidente del Gobierno inauguró el curso sometiéndose a las preguntas de cincuenta ciudadanos seleccionados por la Moncloa. En una de las respuestas el presidente declaró que España es “después de Birmania el país con más desaparecidos del mundo”. Hace unas semanas, en el debate del estado de la nación, dijo que éramos el segundo país del mundo con más desaparecidos forzosos después de Camboya. Parecía un cruce entre las paradojas de Zenón de Elea y el sketch de los Monty Python sobre la Inquisición española. Pudo ser un lapsus, aunque ya decía Menéndez Pidal que el romance vive en variantes; romances, explica la RAE, también son cuentos o excusas. La versión de Camboya, que es la más conocida, fue repetida a menudo por Pablo Iglesias e Irene Montero: su objetivo no era impulsar la reparación de las víctimas, sino deslegitimar la Transición y desacreditar la democracia española. Ese no es el propósito del presidente, y por eso sorprende más que insista en una afirmación refutada hace mucho. Antonio Villarreal entrevistó al penalista Miguel Ángel Rodríguez Arias, autor de la cita, que ha explicado que se le malinterpretó. La web de verificación Newtral muestra de manera didáctica que no hay pruebas que sustenten la afirmación. La ONU y la Organización Internacional de Personas Desaparecidas aseguran que no conocen ese ránking y la segunda posición de España les parece inverosímil. La tragedia de la Guerra Civil y la dictadura es real y terrible: no hace falta exagerar las cifras. Esto no quiere decir que no se deban abrir esas fosas. Es una tarea pendiente y es bueno que el Estado haya decidido realizarla. El gobierno de Rodríguez Zapatero se equivocó al privatizar las exhumaciones y el de Rajoy erró al no asumir ese deber: hacerlo había tenido sentido táctico para el partido, estratégico para el país y valor moral, porque es una cuestión de humanidad. Lo ejemplar del propósito hace que la repetición propagandística del bulo —un verdadero hecho alternativo— resulte lamentable. El cambio de un país por otro no solo muestra que la mentira exige buena memoria, sino que resta importancia al recuerdo de las víctimas y al dolor de quienes sufrieron su pérdida: precisamente, aquello que tanto parecía preocuparnos. @gascondaniel

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Daniel Gascón

Daniel Gascón (Zaragoza, 1981) estudió Filología Inglesa y Filología Hispánica. Es editor responsable de Letras Libres España. Ha publicado el ensayo 'El golpe posmoderno' (Debate) y las novelas 'Un hipster en la España vacía' y 'La muerte del hipster' (Literatura Random House).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS