Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Podemos y el instinto caníbal

Si Portugal mantuvo la llama de la izquierda mientras la derecha triunfaba en Europa, hoy también nos indica a dónde puede conducir su división: a unas elecciones anticipadas que nadie desea. Y ahora sigan poniendo querellas. Y muchos tuits

Una escena de 'La vida de Brian'.
Una escena de 'La vida de Brian'.

La socialdemocracia vive tan buen momento en Europa que debe ser la ocasión ideal para sacar la navaja, está claro. Mientras el votante de izquierda aún disfruta del sueño de recuperación tras las victorias en Alemania o Italia, qué mejor oportunidad para asestarse unas cuantas puñaladas y autolesionarse como Dios manda. Ilusos, aún creen que el enemigo está en casa.

La fuerza que impulsó a Podemos hasta posiciones que ya quisiera ahora (71 escaños en 2016), que hizo posible el primer Gobierno de coalición, que ha facilitado avances que el PSOE en soledad siempre encuentra razones para no acometer, se ha ido perdiendo a cuenta de ese peculiar instinto caníbal. Ocurrió con Errejón y otros activos que fueron dejándose en la cuneta. Y ahora vuelve de la mano de unos líderes que anuncian una querella contra Batet nada menos que por prevaricación. Ya que hemos criticado tanto la judicialización de la política, judicialicémosla un poco más llevando a los tribunales a la tercera autoridad del Estado.

La querella-tuit se ha desinflado porque, tras su pomposo anuncio en Twitter al modo de Trump, no encontró padre ni madre que la defendieran. Yolanda Díaz y Alberto Garzón la desconocían y el interesado, Alberto Rodríguez, abandona Podemos. Pero la herida ocupa titulares que podrían estar poblados de la estrambótica situación de este diputado, del pacto sobre la vivienda, de los Presupuestos o los fondos de recuperación. El lamentable episodio ocurre además con el telón de fondo de la reforma laboral, otro terreno abonado al cainismo donde quién se pone la medalla empieza a contar más que el contenido.

El mismo Pablo Iglesias cita ese glorioso momento del cine en que los cuatro gatos de La vida de Brian se enfrentan entre sí. El Frente Popular de Judea acoge a un quinto miembro tras comprobar que odia ferozmente a los romanos y el líder le advierte: “A los únicos a los que odiamos más que al pueblo romano es a los cabrones del Frente del Pueblo Judaico”. “¡Y a los del Frente Popular del Pueblo Judaico!”, dice otro. “¡Y al Frente Popular de Judea!”, dice otro. “¡Esos somos nosotros!”, amonesta el líder. “¡Ah! Creía que éramos de la Unión Popular”, se justifica. “¿Y qué fue de la Unión Popular?”, se pregunta. “Ahí está”, y el líder señala a un pobre viejo sentado en soledad en las gradas del circo. “¡Disidente!”, le gritan.

Si al Frente Popular de Judea en que se va convirtiendo la coalición le puede más el odio al Frente del Pueblo Judaico que a los romanos, todos sabemos el resultado. Si Portugal mantuvo la llama de la izquierda mientras la derecha triunfaba en Europa, hoy también nos indica a dónde puede conducir su división: a unas elecciones anticipadas que nadie desea. Y ahora sigan poniendo querellas. Y muchos tuits.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Berna González Harbour

Periodista de EL PAÍS, ha sido enviada especial en zonas en conflicto, corresponsal en Moscú y subdirectora a cargo de Internacional, Domingo, Sociedad, Web o Babelia. Escribe entrevistas y crítica cultural, es columnista en la sección de Opinión y analista de Hoy por Hoy, en la Cadena Ser. Premio Dashiell Hammett por 'El sueño de la razón'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS