_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El español en peligro

El caso es defender algo, lo que sea, y justificar así la colocación de personas afines a nosotros que se han quedado sin un empleo o un puesto en una lista electoral

Toni Cantó con la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Diaz Ayuso
Toni Cantó con la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Diaz Ayuso.JESUS BRIONES (GTRES)
Más información
Ayuso crea la Oficina del Español para colocar a Toni Cantó en el Gobierno de la Comunidad de Madrid

El segundo idioma más hablado en el mundo está en peligro. Así lo considera la presidenta de la Comunidad de Madrid y por ello ha creado una oficina para su defensa a cuyo frente ha puesto a un actor valenciano cuyos méritos lingüísticos son haber participado en varias series de televisión y alguna película, y militado en dos partidos políticos diferentes antes de recalar en el de la presidenta de Madrid. El Instituto Cervantes, las 23 Academias de la Lengua Española existentes, los departamentos de Filología Hispánica de las Universidades de todo el planeta y la propia vitalidad del español, que cada vez se habla en más países del mundo, no eran suficientes a juicio de la presidenta madrileña para garantizar su pervivencia no ya en el mundo sino en la propia Comunidad de Madrid, amenazada, como todos sabemos, por otros idiomas extranjeros y por los propios nuestros minoritarios, uno de ellos el que habla el encargado de la defensa del español desde su Oficina. ¿Quién mejor que un catalanoparlante para valorar la importancia del idioma opresor del suyo?

Cada vez que algo se declara en peligro (un idioma, la patria, los toros, la auténtica fabada, la romería de tal o cual Virgen…) en seguida aparecen defensores de su supervivencia que, si son políticos con poder, de inmediato crean una oficina o una consejería destinada a su mantenimiento (el de sus funcionarios primero y luego el de la tradición u objeto a proteger) y, si no lo son, asociaciones normalmente enfrentadas entre sí por un quítame allá esas pajas que lo primero que hacen es pedir una subvención al Estado a fin de sufragar su actividad. El caso es defender algo, lo que sea, esté en peligro o no, y justificar así la colocación de personas afines a nosotros que por la razón que sea se han quedado sin un empleo o un puesto en una lista electoral y vagan como fantasmas de un sitio a otro reclamando una limosna por favor. Que el que lo haga sea un liberal partidario de la desaparición del gasto público superfluo y la que le dé acogida sea otra defensora de la libertad y de la bajada general de impuestos no se contradice, ni mucho menos, con la creación de una instancia pública más, pues se justifica por la nobleza de su cometido, no como las que crean los socialistas y asimilados, que, aunque compartan ese cometido, lo hacen por disimular y para lo que las utilizan realmente es para colocar a sus paniaguados. Ya el propio Toni Cantó, el nuevo defensor del español, denunció esa costumbre perversa en cuantas ocasiones tuvo durante su militancia en UPyD y Ciudadanos, incluyendo en sus denuncias al propio partido que ahora le acoge y que al parecer ha cambiado de comportamiento en cuanto ha llegado él. No hay como erigirse en azote de los corruptos para que estos te teman…

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La Oficina del Español, como el Centro de Estudios Taurinos que la Comunidad de Madrid ha creado también en defensa de los toros —”otra manifestación de la libertad” en palabras de su presidenta—, ya ha empezado, pues, a dar frutos contra lo que maliciosamente opinan los políticos de la oposición a ésta: además de crear un puesto de trabajo (que uno imagina serán más muy pronto, todos por oposición), ha convertido a Madrid en un ejemplo a seguir si queremos limpiar la política de oportunistas y de caraduras. ¡Viva la libertad!

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_