El jeque Tamim de Catar saluda durante los Juegos Panarábicos  de 2011.

Un emir de 33 años, ante el poder absoluto

En un gesto insólito, el jeque de Catar ha abdicado esta semana en su hijo Tamim Este joven manejará el destino de una de las naciones más ricas del planeta, clave en el equilibrio geopolítico árabe, cuyo poder se extiende a mundos muy diversos, incluido el del fútbol ¿Un giro de modernización o solo un cambio menor para que todo siga igual?

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada