Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El emir de Catar realiza un histórico viaje a Gaza para ‘romper’ el bloqueo israelí

Hamad bin Jalifa al Thani es el primer gobernante que visita la Franja desde que Hamás se hiciera con el territorio palestino en 2007

El emir de Catar saluda desde el coche junto al primer ministro palestino, Ismail Haniya, en Gaza. Ampliar foto
El emir de Catar saluda desde el coche junto al primer ministro palestino, Ismail Haniya, en Gaza. AFP

El desembarco del emir de Catar en la franja de Gaza ha sido motivo de jubilosa celebración para las autoridades y los habitantes de la Franja. La ocasión lo requería. No solo porque el jeque Hamad bin Jalifa al Zani viniera cargado de millones, sino sobre todo porque se trata de la primera visita oficial de un jefe de Estado a la asediada Franja, cuyos gobernantes —el movimiento islamista Hamás— se encuentran sometidos al ostracismo político desde que se hicieran con el poder en 2007. La visita del jeque Al Zani supone un desafío al bloqueo israelí a la Franja y fortalece el creciente papel de Catar como el gran mediador del mundo árabe.

El jeque catarí entró en la franja de Gaza procedente de Egipto, a través del paso fronterizo de Rafah, el único que no controlan las autoridades israelíes. El motivo oficial de la visita fue la inauguración de millonarios proyectos inmobiliarios financiados por Catar. A pocos se les escapa sin embargo la trascendencia política de una visita que supone un espaldarazo sin precedentes a Hamás. Prueba de ello fue la condena del desembarco catarí no solo de Israel, sino sobre todo de Fatah, el partido rival palestino que gobierna en Cisjordania. Los innumerables intentos de reconciliación de las facciones palestinas enfrentadas —incluidas de la mano de Catar— no han dado los frutos esperados. El apoyo sin fisuras de un destacado actor regional a una de ellas solo contribuirá a profundizar la división palestina, según un comunicado emitido por el Frente Popular para la Liberación de Palestina.

El pequeño emirato, sede de la cadena Al Yazira, se ha propuesto convertirse en una potencia diplomática de primer orden en la región. A su sonado apoyo a los rebeldes libios y sirios, se le añade ahora la visita a los islamistas de la Franja, que recientemente han cortado sus lazos con el régimen de Damasco, lo que a su vez ha provocado un enfriamiento de sus relaciones con Teherán.

Algunos observadores interpretan el desembarco del jeque Al Zani como una maniobra política destinada a ampliar la creciente distancia entre las autoridades de la Franja y el régimen iraní, de cuyo programa nuclear desconfía Occidente y sobre todo Israel. Catar, aliado de Washington en el Golfo, trataría según estas tesis de llevar a Hamás al campo del llamado “islamismo moderado” aprovechando el seísmo político regional fruto de las primaveras árabes. Hamás figura en la lista de organizaciones terroristas de Estados Unidos y de la Unión Europea, lo que impide a los políticos occidentales tejer relaciones políticas con Hamás.

El primer ministro del Gobierno de Gaza, Ismail Haniye, se mostró exultante y expresó la importancia que a su juicio tiene la llegada de Al Zani para el movimiento islamista y para la Franja. “Mediante esta visita declaramos la ruptura de un bloqueo injusto”, dijo Haniye ante el complejo inmobiliario sufragado con dinero catarí en Gaza. El jeque aprovechó la visita para anunciar que ampliaba su fondo de financiación para los palestinos de Gaza a 400 millones de dólares. “Hoy cantamos victoria en contra del bloqueo”, añadió.

Israel impuso hace más de cinco años un bloqueo por tierra, mar y aire sobre el más de millón y medio de habitantes de la Franja. Las restricciones israelíes impiden la libre entrada y salida de personas y mercancías de Gaza. Al margen de que algunas de los obstáculos israelíes se hayan suavizado en los últimos meses, el cambio más significativo en los términos del embargo se produjo tras la caída de Hosni Mubarak en Egipto y con la llegada de los islamistas al poder en El Cairo. La apertura del paso fronterizo de Rafah permite ahora a los habitantes de Gaza burlar de alguna manera el embargo. La entrada del jeque Al Zani a través de Rafah ha sido pues otro símbolo de los cambios que vive la región.

La visita coincide con nuevos enfrentamientos entre el Ejército israelí y los grupos armados de la Franja. Esta misma mañana, un explosivo colocado en una de las fronteras de Gaza ha herido a un militar israelí, según informó el Ejército. Este lunes bombardeos israelíes mataron a dos palestinos en Gaza.