_
_
_
_
_

El juez no aprecia delitos de corrupción en los detenidos por el caso que provocó la caída del Gobierno de Portugal

El ministro de Infraestructuras dimite seis días después del estallido de la Operación Influencer, que precipitó la dimisión de António Costa y la convocatoria de elecciones anticipadas

António Costa
Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de la República de Portugal, a la izquierda, junto a António Costa, en el Consejo de Estado celebrado en el palacio de Belem, en Lisboa, el jueves.TIAGO PETINGA (EFE)

Continúan las réplicas del terremoto que la semana pasada sacudió la política portuguesa. El juez de instrucción Nuno Dias Costa ha dejado en libertad este lunes a las cinco personas detenidas el pasado martes con medidas cautelares mucho más suaves que las reclamadas por la Fiscalía. Las únicas fianzas impuestas han sido para el abogado Diogo Lacerda Machado, que deberá pagar 150.000 euros en el plazo de 15 días, además de entregar su pasaporte, y para la empresa Start Campus, que deberá depositar 600.000 euros. A Vítor Escária, exjefe de gabinete del primer ministro, solo le exigió la entrega del pasaporte y se le prohibió salir del país.

De forma paralela, João Galamba, ministro de Infraestructuras, ha anunciado su dimisión en la tarde del lunes, seis días después del estallido del caso que provocó la dimisión del primer ministro, António Costa, y la convocatoria de elecciones anticipadas para el 10 de marzo. En un comunicado, Galamba puntualizó que su renuncia trata de proporcionar “tranquilidad” a su familia, pero que no significa ninguna asunción de responsabilidad sobre lo que le imputan los fiscales de la Operación Influencer. “Como secretario de Estado de Energía me empeñé, en consonancia con las prioridades de la Unión Europea y del programa del Gobierno, en la transición energética que siempre consideré, y públicamente defendí, un desafío que abría al país oportunidades únicas de desarrollo tecnológico y mayor independencia energética”, señala en la nota.

Al resto de arguidos (sospechosos oficiales), los gestores de Start Campus, Alfonso Salema y Rui Oliveira Neves, y el alcalde de Sines, Nuno Mascarenhas, se les impusieron las medidas cautelares de control de residencia y obligación de notificar ausencias de su domicilio superiores a cinco días. La Fiscalía, que había reclamado prisión preventiva para Escária y Lacerda Machado, apreció delitos de corrupción, tráfico de influencias y prevaricación en el desarrollo de varios proyectos energéticos que ahora el juez ha suavizado.

El magistrado no atribuye delitos de corrupción a ninguno de los detenidos y rebaja todas las acusaciones del ministerio público. Al exjefe de gabinete de Costa le imputa solo un delito de tráfico de influencias, al igual que a Lacerda Machado, consultor de Start Campus y amigo de juventud del primer ministro. A los dos representantes de Start Campus, Alfonso Salema y Rui Oliveira Neves, les imputa tráfico de influencias y cohecho, según publicó Expresso.

Polémica en el Banco Central

La Operación Influencer ha tenido también un efecto colateral indirecto en el Banco de Portugal, donde su gobernador, Mário Centeno, se ha colocado en el ojo del huracán por haber sido propuesto para liderar el Gobierno tras la dimisión de Costa. Fue una propuesta fracasada ante la decisión del presidente de la República, Marcelo Rebelo de Sousa, de convocar elecciones anticipadas el 10 de marzo, pero la polvareda que ha generado entre la oposición ha llevado a la comisión de ética del Banco de Portugal a reunirse este lunes para examinar si Centeno atentó contra la neutralidad que debe mantener como gobernador de la institución.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Costa sugirió al jefe del Estado el nombramiento de Centeno como primer ministro hasta 2026. El Partido Socialista apoyó esta propuesta, aunque añadió otros nombres. La mitad del Consejo de Estado del presidente de la República respaldó también la designación de un primer ministro en lugar de la convocatoria de elecciones anticipadas, pero Rebelo de Sousa optó finalmente por las elecciones anticipadas.

En diferentes intervenciones públicas, Costa aseguró que había consultado a Centeno para conocer su disponibilidad para aceptar el cargo con la aquiescencia del presidente de la República. Después de que Centeno declarase al Financial Times el domingo que había tenido “una invitación del presidente y del primer ministro para reflexionar y considerar la posibilidad de liderar el Gobierno”, Rebelo de Sousa emitió una nota este lunes en la que negaba que hubiese invitado a nadie a encabezar el Ejecutivo.

La respuesta de Centeno, pocas horas después, ha sido otro comunicado donde confirma la versión del presidente de la República. “En la secuencia de los hechos desencadenados con la dimisión del señor primer ministro el 7 de noviembre, este me invitó a reflexionar sobre las condiciones que podrían permitir que asumiese el cargo de primer ministro. Esa invitación a reflexionar resultó de las conversaciones del primer ministro con el presidente de la República. En un ejercicio de ciudadanía, acepté reflexionar. No fue posible dirimir en este corto espacio de tiempo todas las condiciones del ejercicio que me era solicitado. Por tanto, nunca hubo una aceptación del cargo”. “Es inequívoco que el señor presidente de la República no me invitó a liderar el Gobierno”, concluye el gobernador del Banco de Portugal.

Varios partidos de la oposición han solicitado la dimisión de Centeno. “Los portugueses no merecen asistir a la degradación de las instituciones de hora en hora. Centeno solo tiene un camino: abandonar su puesto como gobernador”, reclamó Rui Rocha, líder de Iniciativa Liberal. Aunque Centeno es independiente, fue ministro de Finanzas entre 2015 y 2020 y el muñidor de las políticas de control presupuestario (contas certas) que han distinguido la gestión de Costa. Entre 2018 y 2020 fue también presidente del Eurogrupo, el organismo que reúne a los ministros de Finanzas de la zona euro.

A última hora del lunes el exministro Pedro Nuno Santos presentó su candidatura a liderar el Partido Socialista portugués en la sede nacional de la formación. “Los errores que cometemos y las cicatrices que arrastramos forman parte de nuestras vidas”, declaró Nuno Santos, que reivindicó el legado de António Costa a pesar del “momento difícil” que vive el partido. El exministro señaló que sus grandes asuntos serán los salarios dignos, el acceso a la vivienda y el apoyo al territorio despoblado.

La candidatura de Pedro Nuno Santos se presenta dos días después de la del ministro del Interior, José Luís Carneiro, que el sábado lo hizo en Coimbra en un discurso de seis minutos donde se presentó como un político “con los pies en la tierra” y “disponibilidad para el diálogo”. En una entrevista a la cadena TVI, Carneiro, que representa el ala más centrista del socialismo, admitió estar dispuesto a permitir un Gobierno del PSD (centroderecha) si gana las elecciones sin mayoría absoluta. “No será por mí que Chega [el partido de ultraderecha] alcance el poder en este país”, afirmó.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Tereixa Constenla
Corresponsal de EL PAÍS en Lisboa desde julio de 2021. En los últimos años ha sido jefa de sección en Cultura, redactora en Babelia y reportera en Andalucía. Es autora del libro 'Cuaderno de urgencias'.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_