El exdirector financiero de la Organización Trump se declara culpable de fraude fiscal

Allen Weisselberg alcanza un acuerdo con la fiscalía a cambio de una reducción de condena, pero puede ser llamado a declarar en octubre contra su jefe

Allen Weisselberg (a la derecha), exdirector financiero de la Organización Trump, este jueves a su llegada al tribunal de Manhattan.
Allen Weisselberg (a la derecha), exdirector financiero de la Organización Trump, este jueves a su llegada al tribunal de Manhattan.Curtis Means (AP)

Allen Weisselberg, que fuera durante cinco décadas director financiero de la Organización Trump y uno de los escuderos más fieles del magnate, se ha declarado culpable este jueves en un juzgado de Manhattan (Nueva York) de 15 delitos de fraude fiscal, tras llegar a un acuerdo con la fiscalía a cambio de una reducción de condena.

Weisselberg, que se entregó el año pasado, ha admitido que tramó un plan para evitar pagar impuestos mediante el que defraudó a lo largo de 15 años los correspondientes a unos ingresos de 1,76 millones de dólares. También se benefició de pagos en especie, no declarados, que incluyeron el alquiler de un lujoso apartamento y dos vehículos de alta gama, así como la matrícula de exclusivos colegios para sus nietos. El confeso evasor fiscal, que mediante el citado acuerdo puede ser condenado a cinco meses de cárcel, cinco años de libertad condicional y al pago de una multa de dos millones de dólares, se ha negado hasta ahora a implicar a Donald Trump en la trama.

Weisselberg, de 75 años, es la única pieza que se ha cobrado hasta ahora la justicia en las dos causas abiertas en Nueva York contra el magnate, una civil y otra penal, por presuntas irregularidades en sus negocios. Cortafuegos o víctima propiciatoria para evitar que la acción de la justicia alcance a su antiguo patrón, Weisselberg podría ser llamado a declarar contra la Organización Trump, nombre que recibe el emporio familiar, en un juicio penal que arrancará el 24 de octubre.

El testimonio de Weisselberg podría inclinar la balanza contra la empresa, pero según todos los indicios, no se espera que el jefe financiero coopere con los fiscales de Manhattan en la investigación. Sí parece probable que la citación refuerce el caso penal de la fiscalía de Manhattan contra la Organización Trump; una causa que languidecía por abandono de dos investigadores en febrero y por las dudas del actual fiscal, que heredó el caso. En una causa paralela, de carácter civil, instruida por la fiscal general del Estado de Nueva York, Letitia James, Trump se vio obligado a comparecer la semana pasada, tras meses rehusando hacerlo, aunque se acogió a la Quinta Enmienda de la Constitución para no declarar contra sí mismo. En esta causa, que investiga el posible maquillaje del valor de los activos para obtener desgravaciones fiscales y préstamos en condiciones ventajosas, están siendo también investigados, no acusados, sus hijos mayores Donald Jr. e Ivanka. Tampoco el magnate ha sido acusado por el momento.

Ambas investigaciones, la penal de la fiscalía de Manhattan y la civil de la fiscalía de Nueva York, arrancaron en 2019, con el republicano aún en la Casa Blanca. En julio de 2021 los fiscales de Manhattan presentaron cargos por intriga para defraudar, fraude fiscal y falsificación de registros comerciales, tras considerar probado que algunos ejecutivos del emporio recibieron pagos “no consignados en los libros de contabilidad”. Los fiscales sostienen que Weisselberg ocultó y evadió los impuestos correspondientes a 1,76 millones de dólares de ingresos, incluido el alquiler de un lujoso apartamento en Manhattan, el de dos Mercedes-Benz y la matrícula del colegio para sus nietos, pago este último con la firma de Trump.

Weisselberg ha trabajado para Trump durante aproximadamente medio siglo y pese a su entrega a la justicia, aún permanece en nómina como asesor principal. El emporio familiar es propietario de clubes de golf, hoteles y otros bienes inmuebles en todo el mundo. Si las irregularidades quedan demostradas en el juicio, la organización podría enfrentar multas y otras sanciones. La selección del jurado empieza el 24 de octubre, dos semanas antes de las decisivas elecciones de medio mandato en las que los demócratas se juegan el control del Congreso y en la que numerosos candidatos respaldados por Trump plantearán batalla a sus rivales. Trump, que tiene otras importantes causas judiciales pendientes, aún no ha dicho si planea presentarse a la reelección en 2024.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sigue toda la información internacional en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS