Los archivos desclasificados de la CIA no esclarecen el asesinato de John F. Kennedy

1500 documentos inéditos ven la luz en Washington, sin aportar nada relevante al caso. Las teorías conspiratorias siguen imponiéndose a la conclusión oficial: Lee Harvey Oswald fue quien disparó

John F. Kennedy durante el recorrido en Dallas, Texas, el 22 de noviembre de 1963 antes de ser asesinado.
John F. Kennedy durante el recorrido en Dallas, Texas, el 22 de noviembre de 1963 antes de ser asesinado.Bettmann (Getty Images)

Desde hace casi 60 años, haga quien haga la encuesta, el resultado siempre es el mismo: la gran mayoría de los norteamericanos sigue sin creer que a John F. Kennedy lo matara una sola persona. Una pequeña minoría comulga con la conclusión oficial de que Lee Harvey Oswald disparó al demócrata. Si hay un caso que da para teorías conspirativas, ese es el del asesinato de uno de los presidentes más conocidos de la historia de Estados Unidos. Investigadores, periodistas, historiadores, cineastas -fue Oliver Stone en 1991 quien con JFK: caso abierto, abrió los ojos a muchos de sus compatriotas-, todos buscan la famosa smoking gun (pistola humeante) que revele quién asesinó a Kennedy, ya fuera la CIA, el FBI, los soviéticos, la mafia, los anticastristas o cualquier enemigo de un mandatario que parecía querer cambiar el mundo.

Como ocurre cada cierto tiempo, cuando vence el plazo y se deben hacer públicos documentos secretos mantenidos bajo llave en nombre de la seguridad nacional, la expectativa ante lo que puedan arrojar los archivos es capital. Tratándose del asesinato que marcó a una generación, la esperanza de conocer la verdad, con mayúsculas, es estratosférica. Este miércoles había llegado el día, mes y año de que los Archivos Nacionales levantaran el secreto oficial que pesaba sobre 1.491 documentos relativos a la muerte del expresidente en Dallas (Texas), en 1963.

Y, sin embargo, como explica en su cuenta de Twitter Jefferson Morley, editor de JFKFacts.org y exredactor del diario The Washington Post, nada trascendente parece ser confesado. Para este periodista, con más de 30 años de investigación sobre el magnicidio en su haber, lo más destacable es el anuncio de un plan para digitalizar la colección de registros sobre el asesinato.

Lo que sí prueban los documentos recién desclasificados es que tanto la CIA como el FBI abrieron el gran angular para averiguar si Oswald conspiró con otros en el asesinato de aquel 22 de noviembre que conmocionó al mundo. Los documentos muestran que persiguieron innumerables pistas, desde el espionaje soviético hasta los grupos comunistas africanos y la mafia italiana. También dan cuenta de los ingentes esfuerzos de Estados Unidos para espiar e influir en el Gobierno comunista de Fidel Castro, del que Oswald era simpatizante del comunismo, y que fuera utilizado por Cuba o la Unión Soviética.

Por una ley del Congreso del año 1992, los informes sobre el asesinato de JFK deberían haber sido hechos públicos en 25 años, es decir, en 2017. Pero como quien hace la ley hace la trampa, la normativa se maquinó para imponer aplazamientos si se consideraba que existían preocupaciones sobre seguridad nacional. Eso fue lo que ocurrió en 2017, cuando Trump, después de anunciar que haría públicos los registros, tuvo que desdecirse y anunciar que seguían siendo top secret para el ciudadano de a pie.

Entre los documentos más importantes no publicados este miércoles, según Morley, se encuentran las cintas de entrevistas que el historiador William Manchester realizó con Jacqueline Kennedy, la esposa del difunto presidente, y su hermano Robert F. Kennedy en 1964 y 1965. “Ni Jackie ni RFK creyeron en la teoría oficial de que Kennedy fue asesinado por un solo hombre sin razón alguna”, dijo Morley. “En privado, ambos decían que JFK fue asesinado por sus enemigos internos. Eso es lo que hay en estas cintas y por eso no son publicables”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Todos los archivos relativos a este caso debían de haberse publicado el pasado mes de octubre. Sin embargo, el presidente Joe Biden pospuso la salida a la luz, en este caso debido a las restricciones que viene imponiendo el coronavirus. Biden anunció que, finalmente, se levantaría el secreto en dos tiempos. Un primer lote este miércoles y el resto justo dentro de un año, el 15 de diciembre de 2022, después de que fueran sometidos a “una revisión intensiva de un año”.

Según recoge la agencia de noticias France Presse, Philip Shenon, experto en el expediente del asesinato de Kennedy, escribió en un artículo publicado en el medio estadounidense Politico este miércoles que probablemente haya documentos que nunca serán publicados por razones de seguridad. “Mientras el gobierno continúe manteniendo algunos documentos ocultos, solo promoverá más la idea de que las siniestras conspiraciones sobre la muerte de Kennedy pueden tener fundamento”, advirtió.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS