Una indemnización de 626 millones de dólares para los residentes de Flint que bebieron agua contaminada

La crisis se remonta a 2014 cuando afectó a una comunidad pobre y mayoritariamente negra en el Estado de Míchigan (EE UU)

Depósito de agua en la ciudad de Flint (Michigan).
Depósito de agua en la ciudad de Flint (Michigan).Rebecca Cook (Reuters)

Tras cinco años de pleitos y 18 meses de negociaciones supervisadas por un tribunal, una juez federal dio el pasado miércoles la aprobación final a un acuerdo de 626 millones de dólares para compensar a las víctimas de la crisis del agua de Flint (Míchigan). Los habitantes de esa ciudad del norte de Detroit han vivido la mayor crisis de salud pública conocida en la historia de Estados Unidos. En su mayoría ciudadanos negros, los residentes de la ciudad no tuvieron agua potable segura desde 2014, coincidiendo con la decisión de las autoridades de empezar a consumir agua del río Flint como medida de ahorro.

Asimismo, la ausencia de un tratamiento correcto de las aguas corrosivas provocó la presencia de metales (plomo) procedentes de las viejas tuberías y, por lo tanto, la contaminación acuífera. A principios de 2016, la situación de familias, hospitales y colegios era tan trágica, que el entonces presidente Barack Obama se vio forzado a declarar el estado de emergencia a nivel federal.

Desde entonces, la vida de los residentes de Flint ha sido un infierno en el que han tenido que beber y lavarse con agua embotellada, además de sufrir enfermedades provocadas por la toxicidad del agua. En un documento de 178 páginas, la juez Judith Levy describió el acuerdo como “un logro notable por muchas razones, una de las cuales es que establece un programa de compensación integral”.

El acuerdo pone dinero a disposición de los niños de Flint que estuvieron expuestos al agua, los adultos que puedan demostrar una lesión, ciertos dueños de negocios y cualquiera que haya pagado las facturas del agua supuestamente potable. Se estima que aproximadamente el 80% de lo que quede después de los honorarios legales se destinará a los menores de edad.

Sin embargo, para la exalcaldesa de Flint Karen Weaver el acuerdo es más que criticable. “¡La cantidad otorgada por la juez no refleja ni de lejos el valor de las vidas de Flint! ¡Esto es una bofetada a los residentes de esta ciudad!”, afirmó en su cuenta de Twitter.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Hasta 8.000 niños menores de cinco años que han residido en Flint podrían sufrir daños cerebrales permanentes debido al alto nivel de plomo existente en el agua de la ciudad. Flint tiene unos 100.000 residentes, en su gran mayoría población pobre. Lo sucedido en Flint no se debió a un desastre natural, sino a la decisión consciente de suministrar agua a los hogares de la ciudad desde una fuente más barata pero que estaba contaminada. Tanto que incluso las cañerías generales se corroyeron al paso del agua.

Cerca de 600 millones de dólares del total de 626 serán pagados por el Estado de Míchigan y otros encausados relacionados con agencias gubernamentales, haciendo que la resolución se convierta en “uno de los mayores acuerdos nunca alcanzados en la historia de Michigan”, redactó la magistrada Levy. El resto se dividirá entre la ciudad de Flint y empresas asociadas con esta con relación directa en la crisis.

Quien sí celebró el acuerdo fue la abogada de los demandantes, Trachelle Young: “Hoy es un día en el que se ha hecho justicia para los residentes de Flint. Es realmente un logro, porque nosotros, como comunidad, nos pusimos de pie. Nosotros, como activistas comunitarios, como pastores y ministros por la justicia, como residentes y ciudadanos comprometidos, como padres y madres, sumamos nuestras fuerzas y dijimos que no nos íbamos a quedar de brazos cruzados y permitir que nos tratasen como si no importáramos nada”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS