Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ursula von der Leyen, una estrecha aliada de Merkel para presidir la Comisión Europea

La ministra de Defensa de Alemania cuenta con una dilatada trayectoria que le puede ayudar en tiempos de fragmentación política

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y la hasta ahora ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, el pasado día 26 en Bruselas. En vídeo, declaraciones de Merkel.

La política alemana Ursula von der Leyen, que nació en Ixelles, Bélgica, hace 60 años, ocupa desde 2014 la cartera de Defensa en Alemania. Desde que se incorporó a la Unión Cristiano Demócrata (CDU) en 1990, la candidata a presidir la Comisión Europea ha logrado acumular una vasta experiencia política que le será útil en su nueva etapa: tiene contactos de primer orden en Europa y Estados Unidos y su capacidad de gestión le puede ayudar en el complicado mundo de la burocracia europea.

Cuando Angela Merkel fue elegida canciller por primera vez, en 2005, Von der Leyen (madre de siete hijos) formó parte de su Gobierno como ministra de Familia y desde entonces la ha acompañado en sus distintos Gabinetes. Cuatro años mas tarde ocupó la cartera de Trabajo y desde 2014 es titular de Defensa. Desde este último cargo, Von der Leyen ha apostado por la construcción de la llamada Unión de la Defensa para crear un espacio de defensa común europeo.

Su carrera política siempre ha estado vinculada a la CDU, primero en Baja Sajonia, donde comenzó en el grupo de trabajo de médicos del partido y fue miembro del Parlamento regional, y después en Hannover, donde ocupó distintos cargos. Sigue, además, la tradición familiar, ya que su padre, Ernst Albrecht, fue un destacado miembro de la CDU, fue jefe de gabinete de la Comunidad Económica Europea, en 1958, y director general de la Comisión Europea, en 1969. Ya en Alemania, fue presidente de Baja Sajonia de 1976 a 1990.

A su amplia experiencia de Gobierno la dirigente conservadora suma haber vivido varios años en el extranjero, hablar un excelente inglés, dominar muy bien el francés y hacerse entender en holandés. Es conocida por su fuerte personalidad y le gusta ejercer un liderazgo que puede resultar incómodo para sus adversarios.

“Sabe lo que quiere y puede ser muy dura para imponer sus decisiones”, dijo un político que conoce de cerca la forma de trabajar de la candidata a presidir la Comisión. “No es una jugadora de equipo. En las negociaciones piensa demasiado en sí misma", señaló la revista Focus en su edición digital, al mencionar un detalle de su personalidad como política.

Como consecuencia de la carrera política de su padre, la más que probable sustituta de Jean-Claude Juncker estudió en la Escuela Europea de Bruselas y cursó Medicina en Hannover, que complementó con estudios de gestión sanitaria en la Universidad de Stanford (Estados Unidos) y en la London School of Economics.

Von der Leyen llega a Bruselas después de sortear varias crisis, algunas relacionadas precisamente con su formación. La última, un escándalo que demostró que el Ministerio de Defensa había pagado decenas de millones de euros a asesores de firmas internacionales para modernizar las anquilosadas estructuras del departamento. Los contratos podrían haber sido otorgados gracias a contactos personales.

Además, en 2015 fue acusada de plagiar parte de su tesis doctoral y de engordar su currículum con datos falsos sobre su estancia en la Universidad de Stanford. Más recientemente su gestión ha suscitado duras críticas por las dudas sobre la capacidad efectiva de las Fuerzas Armadas y la creación por varios oficiales de una célula neonazi en el Ejército, que llegó incluso a preparar un atentado para exacerbar las tendencias xenófobas en Alemania. Y dos aviones Eurofigther se han estrellado en el último mes, causando la muerte de un piloto.

La candidatura de Von der Leyen ha sorprendido a la clase política y periodística alemana. Pero ha resultado ser el as que escondía en la manga Merkel para acabar con la crisis desatada desde el pasado fin de semana en las instituciones europeas, que por primera vez en su historia estarán dirigidas por una mujer. En Berlín, solo el excandidato del SPD alemán Martin Schulz criticó el nombramiento y calificó a la conservadora como la “ministra más débil” del Gabinete de Merkel.

Von der Leyen fue considerada durante meses como una de las posibles herederas de Merkel y su nombre sonó como posible candidata a presidir el país en 2010, aunque Merkel le ofreció entonces el cargo a Christian Wulff y en diciembre pasado apostó por Annegret Kramp-Karrenbauer (conocida como AKK) para sucederla al frente de la CDU. Ahora AKK se ha convertido en la principal candidata para ocupar la cartera de Defensa que dejará vacante Von der Leyen, una designación que le podría abrir la puertas a maquillar su perfil político para mejorar sus opciones a convertirse en la heredera de Merkel.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información