La tensión entre Irán y EE UU dispara el precio del petróleo

Las principales aerolíneas desvían sus vuelos para evitar que las rutas pasen por la zona

Un petrolero cruza el pasado mes de diciembre el estrecho de Ormuz.
Un petrolero cruza el pasado mes de diciembre el estrecho de Ormuz. Hamad I Mohammed (REUTERS)

La geopolítica vuelve, una vez más, a marcar el ritmo de los mercados. Sobre todo en el del petróleo. El precio del barril de Brent, la referencia para Europa, ha subido más de un 5% desde el pasado miércoles, ante el temor a que los acontecimientos en el golfo Pérsico acaben provocando algún tipo de interrupción del suministro. La cotización supera ya los 65 dólares aunque este viernes, tras una subida inicial del 3% moderó las ganancias ante la aparente calma en la zona.

También el dólar ha mantenido su senda a la baja y ha tocado su nivel más bajo en dos semanas y media. Y aunque el S&P 500 ha entrado por poco en números rojos, la jornada anterior había roto su récord histórico. En Europa, las bolsas han cerrado con ligeras caídas entre el 0,1% y el 0,23% en las principales plazas. La bolsa española  se ha distanciado de Europa y ha cerrado al alza (0,2%).

Esta reacción moderada de los mercados parece indicar que los inversores confían en que la cabeza fría finalmente se imponga en esta crisis. “Las crecientes tensiones entre Estados Unidos e Irán han tenido escaso impacto en los mercados hasta el momento y creemos que ese seguirá siendo el caso”, subraya en su informe Hubert de Barochez, de Capital Economics. Claramente, no es el escenario que cabría esperar si los inversores temieran un conflicto bélico inminente, pero esa benevolencia puede darse la vuelta si la escalada continúa.

Las que sí se preparan para lo peor son las aerolíneas. Algunas de las más importantes compañías aéreas del mundo, incluyendo Qantas, Singapore y Malaysia Airlines han suspendido sus vuelos sobre el estrecho de Ormuz, en medio de las crecientes tensiones entre Irán y Estados Unidos.

Previamente, Washington había prohibido a los vuelos comerciales de su país entrar en el espacio aéreo controlado por Teherán en el Golfo Pérsico y el de Omán “hasta nuevo aviso”, tras el derribo del dron estadounidense. La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) decretó que “las actividades militares y las crecientes tensiones políticas en la región presentan un riesgo para las operaciones de la aviación civil estadounidense y posibilidades de errores de cálculo o de identificación”, apuntó en un comunicado. De inmediato, United Airlines suspendía su vuelo Newark-Bombay.

Las compañías aéreas europeas y asiáticas han tomado medidas similares, entre ellas la británica British Airways, la holandesa KLM o la alemana Lufthansa. Emirates, compañía con base en Dubái, afirma que está modificando las rutas de sus vuelos para evitar "áreas de posible conflicto".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Alicia González

Corresponsal de Economía Internacional de EL PAÍS. Especialista en relaciones internacionales, geopolítica y economía, ha cubierto reuniones del FMI, de la OMC o el Foro de Davos. Ha trabajado en Gaceta de los Negocios, en comunicación del Ministerio de Economía (donde participó en la introducción del euro), Cinco Días, CNN+ y Cuatro.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción