Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán anuncia que en 10 días habrá superado el límite de uranio enriquecido acumulado

Teherán lanza una nueva advertencia antes de dar el paso de desvincularse del acuerdo nuclear

Reactor de la planta nuclear iraní de Busher, a 1.200 kilómetros de Teherán.

Irán ha anunciado este lunes que dentro de diez días va a superar el límite de uranio enriquecido que el acuerdo nuclear le permite almacenar. Si lo hace, será la primera vez que viola el pacto que firmó con las grandes potencias en 2015. El paso intenta presionar a los otros firmantes para que le compensen por la salida del mismo de Estados Unidos. De momento, complica los esfuerzos europeos en ese sentido y corre el riesgo de agravar las tensiones con Washington.

“Hemos cuadruplicado la producción de uranio enriquecido. La cuenta atrás para superar los 300 kilogramos de reserva ha empezado hoy y habremos pasado ese límite en el plazo de diez días, el 27 de junio”, ha declarado el portavoz de la Organización de la Energía Nuclear de Irán, Behruz Kamalvandi, citado por los medios locales.

Kamalvandi se ha dirigido a la prensa en la central de Arak, el desmantelamiento de cuyo reactor de agua pesada fue uno de los puntos clave del acuerdo nuclear firmado en 2015. Según el portavoz, en el plazo de dos meses y medio también se superará el umbral de 130 toneladas de agua pesada que tienen permitido almacenar.

De cumplirse sus palabras, constituiría una grave violación de aquel compromiso, que limitó tanto el uranio enriquecido como el agua pesada que Irán puede almacenar, para evitar su eventual desvío hacia la fabricación de una bomba atómica. Pero la República Islámica ha dejado de ver el beneficio de respetarlo desde que EEUU se retiró unilateralmente el año pasado y volvió a aplicarle sanciones con el objetivo de forzarle a renegociar. Así que el presidente Hasan Rohani ya anunció el pasado 8 mayo que dejaban cumplir los límites.

“Aún hay tiempo [de salvar el acuerdo] si los países europeos actúan”, ha dicho Kamalvandi. Reiteraba así el llamamiento de Rohani para que el resto de los firmantes del pacto (Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China) hallen una fórmula que permita a Irán seguir vendiendo petróleo y haciendo transacciones bancarias. El jefe del comité nuclear del Parlamento, Mojtaba Zolnur, ha ido incluso más lejos resucitando la vieja a amenaza de abandonar el Tratado de No Proliferación (NPT) silos europeos no salvan el acuerdo.

Por ahora, Irán sólo ha conseguido aumentar la preocupación. Alemania ha instado a Teherán a seguir cumpliendo sus obligaciones y el Reino Unido ha dicho que si viola los límites, considerará “todas las opciones”, según informa Reuters. Mientras, Israel ha aprovechado para pedir a las potencias que intensifiquen las sanciones aún más.

El presidente iraní dio un plazo de 60 días, que cumplirá, el 6 de julio, antes de dar nuevos pasos. Que la posible ruptura se adelante al 27 de junio es indicativo del efecto que están teniendo en  Teherán las crecientes tensiones con Washington. En la última andanada de su política de máxima presión, la Administración estadounidense ha acusado al régimen iraní de sendos ataques contra petróleos en el golfo de Omán la semana pasada y a mediados de mayo. Irán, por su parte, niega cualquier relación con los sabotajes y apunta a un compló de los aliados árabes de EEUU en la región.

Kamalvandi también ha agitado la posibilidad de enriquecer uranio por encima del 20% para utilizarlo en los reactores atómicos locales. “Una posibilidad es que definamos las necesidades para la central eléctrica de Bushehr, que exige un 5% [de uranio enriquecido], otra que definamos las necesidades del reactor de investigación de Teherán, entonces sería 20%. Se han contemplado varias posibilidades”, ha advertido.

Aunque para la fabricación de armas nucleares se requieren una pureza del 95%, llegar ahí desde el 20% resulta más rápido. De ahí las largas negociaciones que tuvieron lugar antes del PIAC para lograr que Teherán limitara su nivel de enriquecimiento de uranio a cambio de que la comunidad internacional aceptara formalmente su derecho a seguir enriqueciendo (de forma restringida) para investigación.

El Organismo Internacional de la Energía Atómica de Naciones Unidas (OIEA) no ha comentado el nuevo anuncio iraní; pero la semana pasada ya constató que Irán estaba aumentando su tasa de producción de uranio. Su director, Yukiya Amano, expresó su preocupación por la renovada tensión en torno a ese programa nuclear.

La UE evitar echar más leña en torno al acuerdo nuclear

La Unión Europea mantiene su confianza en Irán a pesar de que Teherán ha anunciado que en 10 días superará los límites de uranio enriquecidos previstos en el acuerdo internacional sobre desnuclearización del país. “Nuestra evaluación sobre la implementación del pacto nuclear nunca se ha basado y nunca se basará en declaraciones sino en las evaluaciones del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA)  y a sus informes”, señaló la Alta Representante de Política Exterior de la UE, Federica Mogherini, tras la reunión en Luxemburgo del consejo de ministros de Asuntos exteriores de la UE. Mogherini añadió que “hasta ahora, Irán ha estado cumpliendo sus compromisos”. Y precisó que la UE solo revisará su posición “si los informes de la AIE cambian” su veredicto.

La Alta Representante insistió en que la prioridad de la Union “es mantener el acuerdo nuclear”, aunque reconoció que “no es un ejercicio fácil”. Mogherini se negó a tomar partido por Irán o EE UU en una escalada de tensión que amenaza la supervivencia del acuerdo de desnuclearización en 2015. “Nuestra prioridad no es buscar culpables por el posible colapso del acuerdo, que puede llegar”, señaló Mogherini.

Los ministros de Exteriores también mostraron su “preocupación” por los incidentes registrados en el estrecho de Ormuz, donde EE UU acusa a Irán de atacar a varios buques. Mogherini alertó del riesgo de que un error de cálculo provoque “una escalada militar”. “Sería extremadamente peligroso”, añadió.

La mayoría de los países europeos se niegan a aceptar la versión de la administración de Donald Trump. “No hay forma de contrastar lo que unos y otros dicen”, señaló el ministro español, Josep Borrell. E indicó que “no hay pruebas categóricas que demuestren quién es el autor de los atentados”. Solo Reino Unido parece avalar la tesis de Trump. Un respaldo puesto en duda por Borrell. “Hay que tener cuidado con los que tienen algunas certezas. También Reino Unido tenía certeza de que había armas de destrucción masiva en Irak”, advirtió Borrell, en alusión a las informaciones de Washington y Londres que llevaron a la invasión de ese país en 2003.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información