Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos décadas de amparo en las embajadas en Caracas

Leopoldo López es el último opositor venezolano en buscar refugio en legaciones diplomáticas en el país

Venezuela ultimas noticias
Leopoldo López habla con la prensa en la puerta de la residencia del embajador de España en Caraca REUTERS

La situación del opositor venezolano Leopoldo López y su familia, que se encuentran en la Embajada de España en Caracas como huéspedes desde el pasado martes, se suma a la de otros venezolanos que han recurrido al amparo de las distintas embajadas en Caracas.

Antes de llegar a la Embajada de España, López y su familia estuvieron hasta el 30 de abril en la residencia del embajador chileno en Caracas. En esa misma legación se encuentran aún otros dos opositores venezolanos: el diputado Freddy Guevara, desde abril de 2017, y el presidente del Partido Social Cristiano, Roberto Enríquez, desde noviembre de ese mismo año.

Estos han sido los casos de venezolanos que han buscado refugio en embajadas extranjeras desde que Hugo Chávez tomara posesión por primera vez como presidente de la República en el 2000:

Pedro Soto, Silvino Bustillos y Luis García Morales

Los tres exmilitares disidentes del Gobierno de Hugo Chávez, y siete de sus familiares, se refugiaron en la Embajada de Bolivia en Caracas del 15 al 28 de abril de 2002. Cuando abandonaron el edificio, viajaron a Bolivia como escala para continuar a Estados Unidos.

Pedro Carmona

El empresario y efímero presidente provisional de Venezuela por el golpe de Estado de abril de 2002, Pedro Carmona, se refugió en la Embajada de Colombia en Caracas el 23 de mayo. Tras concedérsele un salvoconducto, seis días más tarde viajó a Bogotá, donde una década después se convirtió en director general del Instituto de Hidrocarburos, Minas y Energía de la Universidad Sergio Arboleda.

Pedro Carmona durante una entrevista en Bogotá, Colombia en febrero de 2019.
Pedro Carmona durante una entrevista en Bogotá, Colombia en febrero de 2019.

Carlos Molina 

El contraalmirante retirado involucrado en el golpe de Estado contra Chávez pidió asilo en la Embajada de El Salvador de Caracas en mayo de 2002. Le fue concedido estatus de asilado político, el primero que otorgaba este país en su historia, y en junio salió con destino a San Salvador. 

Carlos Ortega

El presidente de la Confederación de Trabajadores pidió asilo en la Embajada de Costa Rica en marzo de 2003. La Justicia venezolana lo acusaba de ser uno de los organizadores de una huelga general. Ese día le fue concedido el asilo y se dirigió hacia San José, donde se le concedió asilo.

Alfredo y Ricardo Salazar

Estos dos militares disidentes se refugiaron en la Embajada de República Dominicana en Caracas en abril de 2003. Alfredo y Ricardo Salazar, que custodiaron a Hugo Chávez durante su detención tras el golpe de Estado de abril de 2002, viajaron como asilados a la isla caribeña el 3 de junio de ese mismo año.

Wismerkick Enrique Martínez y Gilberto José Landaeta

Los oficiales retirados se refugiaron en la Embajada de Perú en Caracas en abril de 2003, donde se declararon perseguidos políticos por el régimen de Chávez. Se les concedió asilo político y llegaron a Lima en junio de ese año.

Carlos Blondell y Otto Gebauer

Los dos capitanes, que durante el golpe de Estado de 2002 escoltaron a Chávez, solicitaron refugio en la Embajada de Uruguay en abril de 2003. Viajaron luego al país con asilo territorial en junio de 2003.

Edmelcar Delgado

Delgado, que fue teniente del Ejército, también se refugió en la Embajada de Uruguay, en agosto de 2004. Se le acusaba de incitar a una rebelión. Le fue concedido el asilo el 3 de diciembre de ese año y salió con destino a Uruguay en marzo de 2005. Luego fijó su residencia en España.

Henry Vivas y Lázaro Forero

A Vivas, exdirector de la Policía Metropolitana de Caracas, y Forero, exsubdirector de la Policía, se les acusó de estar implicados en los asesinatos que precedieron al golpe de Estado de 2002. Se refugiaron en la embajada de El Salvador en Caracas en noviembre de 2004. El 3 de diciembre de ese mismo año El Salvador les denegó el asilo y abandonaron la legación para entregarse. En abril de 2009 fueron condenados a 30 años de prisión como responsables de ocho asesinatos.

Nixon Antonio Moreno

El dirigente estudiantil opositor pidió asilo en la Nunciatura Apostólica de Caracas en marzo de 2007 tras no ser recibido en varias embajadas. Sobre Moreno pesaba una orden de captura por disturbios en la Universidad de Los Andes. En agosto de 2008, el Vaticano le concedió asilo diplomático y el 9 de marzo del año siguiente huyó del edificio. Reapareció en agosto de 2009 en Perú, donde meses después se le concedió asilo.

Roberto Enríquez

En abril de 2017 el presidente del opositor Partido Social Cristiano (Copei) se refugió en la residencia del embajador de Chile en Caracas. Ahí se le otorgó estatus de huésped. Lleva casi dos años en esta residencia y pesa sobre él una orden de captura.

José Fernando Núñez, Beatriz Ruiz, Luis Manuel Marcano y Elenis del Valle

Los magistrados José Fernando Núñez, Beatriz Ruiz, Luis Manuel Marcano y Elenis del Valle se refugiaron en la residencia del embajador de Chile en Caracas en julio de 2017. Chile les concedió asilo diplomático y abandonaron Caracas cuatro meses después con destino a ese país.

Gustavo Sosa, Manuel Antonio y José Sabino

En agosto de 2017 los magistrados Gustavo Sosa, Manuel Antonio y José Sabino se refugiaron en la residencia del embajador de Panamá en Caracas. El país les concedió un salvoconducto y volaron a su territorio.

Freddy Guevara

En noviembre de 2017 el diputado y primer vicepresidente de su Asamblea Nacional, Freddy Guevara, se refugió en la residencia del embajador chileno en Caracas. Sucedió después de que el Supremo venezolano pidiera retirarle la inmunidad parlamentaria al acusarle de asociación e instigación pública continuada.

Freddy Guevara durante una manifestación en Caracas en noviembre de 2017.
Freddy Guevara durante una manifestación en Caracas en noviembre de 2017. Getty Images
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información