Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUSTAVO SANTOS | MINISTRO DE TURISMO ARGENTINO

“Argentina será una reserva de la naturaleza en el mundo”

El responsable de Turismo argentino habla en Fitur de las perspectivas del sector en su país

Gustavo Santos, el martes en Madrid.
Gustavo Santos, el martes en Madrid.

Los tiempos han cambiado en Argentina, un país con una amplísima variedad de paisajes, climas, gastronomías y estímulos para el visitante, tan grande como la Europa continental y que, sin embargo, en 2015 solo tuvo 5,7 millones de turistas. El pasado 15 de enero el presidente Argentino, Mauricio Macri, se refirió al turismo como “la plataforma de desarrollo federal más potente” del país. Para refrendar esa visión, el ministro argentino de Turismo, Gustavo Santos (Córdoba, 1957), visita España y vende su país en Fitur, la madrileña feria de turismo que este miércoles abrió sus puertas.

“2018 se cerró con siete millones de turistas, lo que ha significado 5.000 millones de dólares para el país”, señala desde un hotel en la Gran Vía madrileña. Esas cifras convierten al turismo en el cuarto complejo exportador del país. “Los dos primeros son las oleaginosas y los cereales, el tercero es el complejo automotor, y luego viene el turismo”, desgrana. Los datos que maneja Santos dicen que en el año 2017 hubo 1.200 millones de viajes en el mundo, que serán 1.800 millones en 2027. “Seguramente los destinos maduros no van a crecer más, pues ya están al límite. Hay destinos muy importantes donde ya hay reacción local contra el impacto del turismo”, cree. “Los que más se van a beneficiar de ese crecimiento”, entonces, “son los emergentes, y toda América del Sur”.

“El fin de la tarifa mínima hace que hoy vuele gente que nunca había viajado”

“Argentina tenía dos problemas principales en el turismo: uno es la distancia, aunque eso se solventa con los vuelos. Pero si había tenido un problema estratégico, era el haberse cerrado. Con Macri nos hemos abierto”, defiende. Durante su gestión, Santos se ha reunido con más de 30 aerolíneas para que se acerquen al país.

En tono didáctico, el ministro asegura que “viajar ya no es algo privativo, se ha convertido en un acto de construcción personal”, y subraya que “la capacidad de Argentina para desarrollar una oferta accesible, variada y comunicada nos va a dar la posibilidad de un crecimiento rápido”. Para este 2019 cree que el país cerrará con entre 7,5 y 8 millones de turistas. Y pretende estar muy cerca de los 9 millones a finales de 2020.

El pasado 2 de julio, Argentina eliminó los precios mínimos para los vuelos domésticos. Acabar con esa regulación ha contribuido a multiplicar los viajes internos: de los 10 millones que hubo en 2015 se pasó a 14 millones en 2018. “El haber eliminado la tarifa mínima ha hecho que hoy pueda viajar más gente”, explica con orgullo el ministro, que describe el turismo interno argentino como “de escapadas: pocos días, pero varias veces al año”; y recita ejemplos de cómo han caído los precios de los billetes: “Se ve en las calles: en vez de comprar una plancha, viaje a Bariloche; en vez de cenar en un restaurante, vuele a Jujuy”. “Pero lo más importante es que está viajando gente que nunca había viajado”.

“Con la depreciación del peso, estamos en un buen momento para el turismo”

La depreciación del peso (que perdió más de un 50% en 2018), paradójicamente, puede ayudar a la cartera de Santos. “Indudablemente, la devaluación del peso ha sido muy fuerte y ha traído muchos inconvenientes”, reconoce. “Pero en términos de turismo, va a haber un buen momento”. El del turismo es un sector que responde rápido: en 2017 Argentina ingresó 5.400 millones de dólares por esta actividad; en 2018, 5.900. “500 millones de crecimiento en un año”, exclama Santos. “Esto se da por el impacto de la depreciación en el segundo semestre”.

Seis nuevos parques

Optimista con este año electoral que comienza y en el que Macri se juega la reelección, Santos no quiere finalizar la entrevista sin hacer hincapié en un aspecto concreto. “En 2018 creamos seis nuevos parques nacionales”, dice con orgullo. Desde que en 1947, cuando se crearon cinco, el país no veía nada igual. “Hemos decidido en estos cuatro primeros años duplicar la superficie de parques nacionales y reservas naturales”, abunda, antes de hacer una predicción. “Vamos a seguir trabajando en estas reservas. El mundo civilizado lo que más ha deteriorado es la naturaleza: pasa en Europa, en las grandes ciudades de Asia… Estamos convencidos de que va a ser lo que más demande la civilización: naturaleza. Lo vemos en las camadas de millennials, la valoración de lo natural”. “Queremos que Argentina se convierta en uno de los reservorios de naturaleza del planeta”, cierra.

“Si algo justificara mi gestión”, reflexiona, “sería que se me reconozca por un lado como ministro de la conectividad, y por otro como el que pudo crear en el paradigma común que Argentina es tango, fútbol y carne pero, sobre todo, el reservorio de naturaleza variada más importante del planeta”. Lo tiene claro: “Queremos que cuando el mundo piense en Argentina piense en naturaleza”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información