Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Canadá confirma el arresto de otro de sus ciudadanos en China

Pekín, que dice no estar al tanto de esta última detención, mantiene retenidos a un exdiplomático y un empresario de este país tras el 'caso Huawei'

Policías chinos patrullan alrededor de la Embajada canadiense en Pekín.
Policías chinos patrullan alrededor de la Embajada canadiense en Pekín. AFP

Canadá confirmó este miércoles la detención de otro de sus ciudadanos en China, con lo que ya son tres los ciudadanos de este país que están bajo custodia de las autoridades del país asiático en aparente represalia por el proceso de extradición que involucra a la directora financiera de la empresa de telecomunicaciones Huawei, Meng Wanzhou. La identidad de este tercer individuo y la razón de su detención se desconoce y ocurre después de que la semana pasada dos otros ciudadanos también de este país y residentes en China, el exdiplomático Michael Kovrig y el empresario Michael Spavor, quedaran bajo custodia al ser acusados de “actividades que perjudican la seguridad nacional”.

Este tercer arresto de momento no parece estar vinculado a los casos de Kovrig y Spavor, según informaron fuentes del Ministerio de Exteriores canadiense a Efe. Oficialmente, tanto Pekín como Ottawa aseguran que no hay relación directa entre estas detenciones y la de Meng, si bien las autoridades chinas enfurecieron al considerar que se la retiene por motivos políticos y advirtieron a Canadá de “graves consecuencias” si no era puesta en libertad. La coincidencia de las dos primeras detenciones, que se materializaron apenas días después de la de Meng, hacen creer a los diplomáticos que Pekín ha actuado en esos dos casos a modo de represalia.

Canadá detuvo a la ejecutiva de Huawei el 1 de diciembre a petición de Estados Unidos, donde se le acusa de fraude por violar las sanciones estadounidenses al régimen iraní, algo que la directiva niega. Meng se encuentra en libertad condicional después de que un tribunal canadiense le hiciera pagar una fianza de siete millones de euros y le impusiera ciertas obligaciones como llevar siempre un dispositivo que transmite su localización. Meng, que es la hija del influyente fundador de Huawei, Ren Zhengfei, está a la espera de una próxima audiencia para analizar la petición de extradición a Estados Unidos, un proceso que podría demorarse meses si la afectada decide litigar.

Tanto a Kovrig como a Spavor se les acusa en China de delitos más graves, relacionados con la seguridad nacional, aunque los cargos no han sido detallados todavía. El primero trabaja como analista para Asia en el centro de estudios International Crisis Group (ICG), mientras que el segundo organiza viajes a Corea del Norte y tiene contactos al más alto nivel en ese país. Ambos pudieron ser atendidos por los diplomáticos de su país la semana pasada. Pese a que la detención de Meng Wanzhou fue a instancias del Departamento de Justicia estadounidense, China cargó con fuerza contra Canadá durante los días posteriores al arresto. No es extraño pues que las supuestas primeras represalias de Pekín disparen primero hacia este país.

Poco se sabe de este tercer caso: La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, dijo este miércoles “no estar al tanto” de la detención. Ottawa asegura que su familia está siendo atentida por los servicios consulares, pero que no puede facilitar más información por las leyes que protegen su privacidad. El medio local canadiense National Post asegura que no se trata ni de un diplomático ni de un empresario operando en China.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información