Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China confirma la detención de un exdiplomático de Canadá tras el ‘caso Huawei’

La ONG en la que trabaja Kovrig está en situación irregular en China, según Pekín

Michael Kovrig durante una entrevista en Hong Kong el 28 de marzo.
Michael Kovrig durante una entrevista en Hong Kong el 28 de marzo. AP

China ha confirmado este miércoles que retiene al exdiplomático canadiense Michael Kovrig, en un caso que ha despertado sospechas de que pueda tratarse de una represalia por la detención en Canadá hace dos semanas de Meng Wanzhou, la directora financiera del gigante de las telecomunicaciones chino Huawei. Según ha apuntado un portavoz del Ministerio de Exteriores chino, que asegura desconocer la causa del arresto, la ONG para la que trabaja Kovrig, International Crisis Group (ICG), no está registrada como tal en este país, lo que supone una violación de la ley. El periódico Beijing News, por su parte, asegura que el analista está "siendo investigado" por la rama de Pekín del Departamento de Seguridad del Estado por posibles "actividades que dañan la seguridad nacional".

Si Kovrig estaba desarrollando “actividades relevantes” para ICG en China y esta organización no está registrada como ONG en este país, el analista puede haber violado la ley de Organizaciones No Gubernamentales extranjeras, indicó en una rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Exteriores en Pekín, Lu Kang.

La ley de ONG extranjeras aprobada en China en 2016 obliga a este tipo de organizaciones a registrarse para poder operar dentro del país. Para hacerlo, necesitan, entre otros requisitos, contar con una institución china que responda del trabajo del grupo extranjero. El registro también impone condiciones de financiación y de supervisión por parte de las autoridades chinas. La entrada en vigor de esa norma disminuyó drásticamente las operaciones y el número de ONG foráneas activas en China.

El ciudadano canadiense, según ha indicado el ICG en un comunicado, fue detenido el lunes por la noche en Pekín por el Departamento de Seguridad del Estado, responsable de los servicios de inteligencia chinos. La ONG, especializada en la prevención de conflictos, asegura no haber recibido información sobre su analista y “está preocupada por su salud y su seguridad”. “Estamos haciendo todos los esfuerzos por saber más y garantizar que las autoridades chinas permiten acceso consular a Michael”.

Kovrig comenzó a trabajar para la ONG en febrero de 2017 y se ocupaba como analista senior de estudiar cuestiones de seguridad en China, Japón y las Coreas. Previamente había sido diplomático y había representado a su país en la ONU, en Pekín y en Hong Kong. En 2016 solicitó una excedencia del servicio exterior canadiense para poder continuar en China.

“Aunque es un antiguo diplomático canadiense, ya no trabaja para el Gobierno de Canadá y su único empleador es el Crisis Group. Durante su etapa con esta organización, Michael se ha distinguido por su información imparcial y rigurosa, entrevistando con asiduidad a funcionarios chinos para reflejar sus puntos de vista de modo preciso en nuestro trabajo”, continúa el comunicado. La ONG recuerda que, además de tener como misión la resolución de conflictos, en su consejo de administración figuran dos destacados ciudadanos chinos: la periodista Hu Shuli, fundadora de la revista Caixin, y Wang Jisi, presidente del Instituto de Estudios Estratégicos e Internacionales de la Universidad de Pekín.

Motivaciones políticas

La detención de Kovrig, se ha producido apenas 48 horas después de que China amenazara, este fin de semana, con “graves consecuencias” a Canadá si no ponía en libertad de inmediato a Meng, detenida el 1 de diciembre en Vancouver durante una escala aérea. Meng estaba requerida por la justicia estadounidense como sospechosa de fraude para violar las sanciones que Washington impone a Irán. China considera que el caso contra la ejecutiva de Huawei tiene motivaciones políticas.

Un tribunal canadiense concedió el martes la libertad condicional a Meng a la espera de que se resuelva la solicitud de extradición estadounidense. La ejecutiva de 46 años, hija del fundador de Huawei Ren Zhengfei y considerada la heredera del imperio de las telecomunicaciones, ha debido pagar una fianza de siete millones de euros y tendrá que cumplir una amplia serie de condiciones, incluido portar una tobillera electrónica que indique su posición y permanecer en su vivienda siempre entre las once de la noche y las seis de la mañana.

Canadá ha confirmado la detención de Kovrig, pero ha rechazado vincular el caso de su exdiplomático con el de Meng. El arresto de la directora financiera de Huawei, ha indicado la ministra de Exteriores canadiense, Chrysta Freeland, no fue una decisión “política” sino la respuesta a la solicitud estadounidense.

En un supuesto comentario en su cuenta de WeChat, el Whatsapp chino, que ha circulado ampliamente por las redes sociales de este país, Meng ha dado las gracias a sus seguidores. "Estoy en Vancouver con mi familia. Estoy orgullosa de Huawei y orgullosa de mi patria. Gracias a todos los que se han preocupado por mi".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información