Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU acusa a la vicepresidenta de Huawei de fraude por violar las sanciones a Irán

La justicia de Canadá publica los delitos por los que Washington pide la extradición de la hija del fundador del gigante tecnológico chino

Dibujo de Meng Wanzhou accediendo a un tribunal de Vancouver este viernes. En vídeo, acusaciones de espionaje por la detención de la vicepresidenta de Huawei.

La Fiscalía de Estados Unidos reclama a la vicepresidenta de la tecnológica china Huawei, Meng Wanzhou, por cargos de fraude por intentar burlar las sanciones financieras dictadas contra Irán, según ha informado en la audiencia judicial celebrada este viernes en Vancouver (Canadá), tras levantar la prohibición de difundir información relativa al caso.

La detención de Meng, directora financiera de Huawei e hija del fundador del gigante tecnológico chino, ha sido noticia mundial desde que las autoridades canadienses confirmasen el hecho el pasado miércoles. Su caso ha cobrado mayor relevancia por su potencial desestabilizador sobre las relaciones entre Washington y Pekín, justo en el momento en que ambas partes parecían estar más cerca de lograr un acuerdo comercial que ponga fin a la guerra arancelaria. Meng fue arrestada el 1 de diciembre al hacer una escala aérea en Vancouver, en razón de una solicitud de extradición de Estados Unidos. Este viernes, Meng iba a saber si recupera su libertad tras el pago de una fianza o si sigue su proceso en prisión, pero la audiencia continuará el próximo lunes. 

Canadá no había brindado hasta este viernes detalles sobre el caso, ya que el tribunal concedió a la ejecutiva de Huawei la prohibición de difundir la información relativa al proceso. Sin embargo, medios canadienses y estadounidenses, citando fuentes anónimas, señalan que el pedido de extradición se realizó por violar supuestamente las sanciones comerciales que Washington impuso a Teherán. Al parecer, Meng Wanzhou participó en una trama para vender productos de la compañía fabricados en suelo estadounidense al mercado iraní, quebrantando con ello las sanciones en vigor.

La fiscalía asegura que la ejecutiva china supuestamente se sirvió de la compañía SkyCom para tener acceso al mercado iraní entre 2009 y 2004. De acuerdo al ministerio público, Meng hizo falsas declaraciones públicas, al asegurar que no existían lazos entre Huawei y SkyCom, cuando esta última es una filial no oficial del gigante de las telecomunicaciones, según periodistas locales presentes en la audiencia.

Tras escuchar los argumentos de los abogados de la defensa y de la Fiscalía, un juez debe determinar si Meng Wanzhou puede obtener su liberación bajo fianza o si tendrá que seguir el proceso en prisión, debido al riesgo de que intente salir del país. Para el ministerio público Meng cuenta a su disposición con enormes recursos financieros y logísticos y podría escapar fácilmente de Canadá si así lo decidiera. Por su parte, la defensa asegura que las autoridades deben confiar que Meng Wanzhou jamás desobedecería una orden judicial y que no cuenta con antecedentes penales.

Richard Kurland, abogado y columnista en distintos medios señaló al diario The Toronto Star que independientemente de lo que decida el juez, habrá que esperar varias semanas para conocer la fecha de la próxima audiencia en la que se abordará la solicitud de extradición pedida por Estados Unidos. El proceso, de acuerdo a Kurland, podría incluso demorarse años a raíz de las apelaciones que puedan presentarse. Asimismo, Kurland explicó cómo puede ser el escenario en caso de que Meng obtenga su libertad bajo fianza: “Normalmente, la persona debe contratar, por su propia cuenta, seguridad las 24 horas y vigilancia privada. También puede darse el monitoreo electrónico y es necesario encontrar un lugar de residencia para que todo esto sea posible”.

El caso de Meng Wanzhou, de 46 años, transcurre en días en que los conflictos comerciales entre Washington y Pekín parecían bajar de intensidad. Además, Huawei ha sido señalada por distintos países (como Japón, Australia, Nueva Zelanda y también por Estados Unidos) por los riesgos de que sus productos puedan servir para recopilar información a beneficio del régimen chino. Huawei ha negado en distintos momentos esta posibilidad y ha manifestado que siempre ha cumplido con las normas comerciales en los países donde opera.

Pekín ha catalogado la detención de Meng Wanzhou como una clara violación a las libertades individuales de su ciudadana y exige su liberación inmediata. Este jueves, Justin Trudeau, primer ministro canadiense, abordó el tema. “Fuimos informados del procedimiento judicial unos días antes del arresto. No hubo intervención política en esta decisión, ya que respetamos la independencia del sistema judicial”, expresó Trudeau en Ottawa, la capital canadiense.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información