JAMAL KHASHOGGI

Trump admite que Khashoggi probablemente está muerto y amenaza con represalias

EE UU se suma a la decisión de Reino Unido, Francia y Holanda de no asistir a un foro económico en Arabia Saudí

En vídeo, las declaraciones de Donald Trump, admitiendo que probablemente el periodista Jamal Kashoggi esté muerto.FAYEZ NURELDINE

El presidente estadounidense, Donald Trump, admitió este jueves que probablemente está muerto Jamal Khashoggi, el periodista saudí que lleva dos semanas desaparecido. “Ciertamente lo parece”, dijo el republicano a la prensa aunque evitó explicar si tenía nueva información al respecto. Y, tras días de cautela hacia Riad, volvió a amenazar a Arabia Saudí con “consecuencias muy severas” si se demuestra su responsabilidad en el aparente asesinato. Trump, que ha sido muy ambivalente en esta crisis, ya hizo una advertencia similar el pasado fin de semana, pero en los días siguientes pareció desvincular a la cúpula saudí de la desaparición del reportero, que era crítico con la monarquía absoluta.

Poco antes, en una entrevista con el diario The New York Times, Trump había explicado que basa su opinión en la aparente muerte de Khashoggi en múltiples fuentes de servicios de inteligencia. El mandatario alegó que es “un poco pronto” para sacar conclusiones definitivas sobre quién ordenó el asesinato, pero se mostró convencido de que se conocerá la verdad. Los servicios de inteligencia estadounidenses han vinculado al poderoso príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, con el aparente asesinato de Khashoggi, según filtraciones periodísticas.

Más información

Khashoggi, que vivía autoexiliado en EE UU, accedió el pasado 2 de octubre al consulado saudí en Estambul para realizar un trámite. Desde entonces, no se le ha visto. La monarquía saudí, que dirige con mano de hierro el país ultraconservador, se ha limitado a alegar que desconoce lo ocurrido al periodista, que era columnista de The Washington Post. Turquía asegura tener pruebas de que habría sido asesinado y descuartizado en una operación macabra en la que participaron 15 enviados de Riad, algunos cercanos al príncipe heredero. Washington ha pedido a Ankara que comparta sus pruebas.

Las declaraciones del presidente llegaron pocas horas después de que su secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, anunciara que no asistirá la próxima semana a un foro económico en Arabia Saudí como consecuencia de la desaparición del periodista saudí. Hasta ahora, el Gobierno estadounidense se había resistido a dar el paso pese a la desbandada de directivos, funcionarios y empresas periodísticas de un evento con el que la monarquía saudí pretendía simbolizar su deseo de aperturismo económico. Ahora, sin embargo, muchos quieren evitar aparecer cerca del príncipe heredero.

Mnuchin anunció su decisión en Twitter tras reunirse en la Casa Blanca con Trump y el secretario de Estado, Mike Pompeo. En el encuentro, el jefe de la diplomacia estadounidense defendió dar “unos días más” a Riad en la investigación, dijo que la respuesta de EE UU dependerá de esas pesquisas y volvió a ensalzar la alianza estratégica con su principal socio en el mundo árabe. Es la misma ambivalencia con la que Trump ha gestionado la crisis pese a la creciente presión del Congreso para que imponga sanciones a Riad por la desaparición del periodista.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

El llamado Future Investment Initiative, bautizado como el Davos del desierto por su parecido al Foro Económico Mundial que cada invierno se reúne en la ciudad suiza, se celebrará del 23 al 25 de octubre. La cancelación de Mnuchin se une a las de otros altos cargos de Reino Unido, Francia, Alemania y Holanda, así como de organismos internacionales.

Tampoco asistirá el ministro de Economía francés, Bruno Le Maire. "Pienso que mi homólogo saudí puede entender perfectamente que en las circunstancias actuales el ministro de Economía francés no vaya a Riad", anunció. Lo mismo hará el ministro de finanzas holandés, Wopke Hoekstra, mientras su Gobierno ha cancelado un viaje comercial a Arabia Saudí en noviembre. El secretario de Estado de Comercio Internacional británico, Liam Fox, tampoco asistirá al foro. "Reino Unido está muy preocupado por la desaparición de Jamal Khashoggi. Los que tienen la responsabilidad de su desaparición deben rendir cuentas", señaló un portavoz.

Las bajas se unen a las ya anunciadas de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, y del presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim. Tampoco acudirán a la cita ejecutivos de Uber, JP Morgan Chase, BlackRock, Blackstone, HSBC o Mastercard, y también han cancelado su participación como medios oficiales en el evento The New York Times y The Economist, entre otros.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50