Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Qué es un ‘medicane’

Es un fenómeno meteorológico con un proceso de formación similar al de los ciclones tropicales pero con unas dimensiones mucho más pequeñas

Huracan mediterraneo
Nubes amenazantes sobre la capilla de San Nicolás, padrón de los marineros, en el puerto de Rafina, al este de Atenas. AP

¿Un huracán en el Mediterráneo? Eso es exactamente lo que significa el término medicane, una contracción de las palabras inglesas mediterranean hurricane, como Zorbas, el que se ha formado la madrugada de este jueves y que afectará a lo largo del fin de semana a Grecia, Italia y Turquía"Se trata de un fenómeno extraordinario que tiene un nombre algo sensacionalista, ya que no es exactamente un huracán en el Mediterráneo, aunque los medicane sí comparten características con los ciclones tropicales, de ahí que se los haya nombrado así llaman así por analogía", matiza uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Ciclones tropicales no son solo los huracanes —también llamados tifones según el lugar donde se produzcan, sino también otros fenómenos con vientos de menor potencia como las tormentas y las depresiones tropicales. "Las tormentas tropicales conllevan vientos sostenidos —la velocidad media del viento en un minuto, según la definición del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos— de entre 60 y 120 kilómetros por hora, los huracanes superan los 120 y se consideran grandes huracanes, con categorías de 3 a 5 en la escala de Saffir-Simpson, a partir de los 178 kilómetros por hora", recuerda el experto. Los medicane suelen provocar vientos de unos 100 kilómetros por hora incluso más.

¿Qué características comparten medicanes y ciclones? Lo primero, su proceso de formación es muy similar, por liberación de calor latente. "Lo habitual en nuestras latitudes en otoño son las borrascas atlánticas, que suelen formarse por un entorno baroclino, es decir, por el encuentro de aire cálido que sube de zonas tropicales y aire frío que baja de zonas polares, unido a la rotación de la tierra. Estas borrascas también se forman en el Mediterráneo. Lo raro son las borrascas que se forman por otro mecanismo, no por contraste de temperaturas", explica Del Campo.

Así, en la formación de los medicanes hay "una liberación muy grande de calor latente". "El Mediterráneo está muy caliente en esta época del año, lo que favorece la evaporación del agua, como en una ducha. Este aire húmero asciende y, en su subida, se enfría, el vapor de agua se condensa y se convierte en gotas de agua. Este proceso libera una gran cantidad de calor, lo que se traduce en la creación de un medicane. Este mecanismo es similar en las tormentas tropicales y en los huracanes", detalla el portavoz. 

En segundo lugar, medicanes y ciclones tienen "estructuras simétricas" a diferencia de las "las borrascas, que van a acompañadas de diversos frentes, lo que hace que sean asiméticas". La tercera característica común es que los medicanes, al igual que los huracanes, "tienen un ojo central" y la cuarta es que "provocan vientos muy fuertes y precipitaciones muy intensas", aunque la potencia destructora de un medicane, con vientos de 80 a 100 kilómetros por hora, es menor.

En resumen, son estructuras nubosas sobre el Mediterráneo con la misma inquietante forma que un huracán, incluido su ojo central, pero a pequeña escala y propios de zonas del Mediterráneo central como el golfo de Libia y el sur de Italia y Grecia. Son, también, fenómenos excepcionales: según un estudio de la delegación de la Aemet en Baleares sobre la climatología de los medicanes, desde 1979 a 2017 se han producido un total de nueve, "alguno de los cuales merodeó por el archipiélago en los años noventa".

Uno de estos raros medicanes se formó el jueves día 27 en el Mediterráneo central y se espera que sus efectos se sientan este fin de semana en Grecia, en las regiones italianas de Calabria y Sicilia y el oeste de Turquía. "A España no va a llegar", tranquiliza Del Campo. En cuanto a su fuerza, el portavoz indica que "parece muy probable que se superen los 100 kilómetros por hora en zonas del sur de Grecia ya desde hoy al mediodía, y por supuesto, en el mar Mediterráneo entre Italia y el país heleno. Por tanto, habrá un temporal marítimo importante. En alta mar pueden superar algunas rachas los 120 kilómetros por hora y no es descartable que en tierra, en el Peloponeso sobre todo, pueda también ocurrir".

"La pasada madrugada estaba situado entre el Peloponeso y Sicilia y se dirige al oeste. Este viernes por la tarde y, sobre todo, el sábado, afectará a Sicilia y al mediodía del domingo se prevé que recule y vuelva al sureste", describe el meteorólogo. 

Se teme que el ciclón, bautizado cuando comenzó a gestarse como Jenofonte por el servicio meteorológico del Observatorio Nacional de Atenas en honor a un conocido historiador y filósofo de la Antigua Grecia y que una vez convertido en medicane se le ha llamado Zorbas, pueda ocasionar daños importantes. En noviembre del año pasado, otro medicane de nombre Numa se cobró más de 20 victimas a su paso por Grecia.

¿Son más frecuentes los medicanes en los últimos años? "Es pronto para saberlo, pero hipotéticamente, con un Mediterráneo más cálido —los océanos están absorbiendo buena parte del calentamiento global—, podría ser más fácil que se formasen medicanes", responde Del Campo. 

Más información