Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vera Jourová: “Me convencieron los casos concretos y la presión”

La comisaria europea de Justicia cuenta qué la decidió a impulsar la protección de los filtradores

Vera Jourová, comisaria europea de Justicia.
Vera Jourová, comisaria europea de Justicia.

La comisaria europea de Justicia, Vera Jourová, cuenta qué la convenció de la necesidad de proteger a los informantes, a los que califica de “valientes”, y cuenta los distintos canales que han habilitado para aquellos que quieran denunciar prácticas ilegales.

PREGUNTA. La Comisión era reacia a legislar. ¿Qué le hizo cambiar de idea?

RESPUESTA. La presión continua (risas). Necesitaba estar segura de que era lo correcto. A principios de 2017 debatí con los ministros de justicia, pero había visiones divergentes. Para ser sincera, luego me afectaron casos como el de los papeles de Panamá, los Paradise y otros. El caso Cambridge Analytica llegó después, pero me convenció de que se trata fundamentalmente de personas valientes que necesitan protección. Necesitamos cooperar con estas personas. Quienes descubren algo en su lugar de trabajo, con impacto negativo en el público, deben recibirla. Así que lo que me convenció fue la presión continua, los casos concretos y el hallazgo de que el sistema está muy fragmentado en Europa. Si hacemos esto bien, será útil. Muchas de las grandes ofensas solo se descubrieron porque apareció gente valiente.

P. ¿Qué potencial tiene esta directiva? ¿Cree que saldrán más casos a la luz cuando haya garantías para el denunciante?

R. Habrá muchos casos que nunca saldrán a la luz. Porque hemos diseñado diferentes canales de denuncia, el primero, interno. Si es posible, el primer paso se debe hacer en casa. Por supuesto, si la gerencia de la compañía o el responsable de la institución están involucrados, muy probablemente la persona necesitará otro canal. Por eso vamos a obligar a las instituciones a crear canales internos y luego un canal abierto para los que no puedan hacerlo en la organización. Si ninguno de los dos funciona, se debería hacer público.

P. Las organizaciones de periodistas se quejan de eso, de que la prensa se sitúe como último recurso.

R. Puede haber gente inocente afectada si alguien que tiene información sin evidencia se dirige a la prensa. Y también puede ser peligroso para el denunciante. Queríamos resolver la cuestión de quién es honesto y quién no. Los acusados deben tener pleno derecho a defenderse y, por supuesto, derecho a la compensación si es falso. Los que solo quieran venganza personal o usen una mentira no deben obtener la protección. Por eso queríamos que primero lo tuviesen que discutir con la organización. Lo más difícil es cómo proteger a la persona correcta y que no haya abusos.

P. La obligación de actuar primero internamente puede evitar que escándalos que merecen atención pública no se divulguen.

R. Sí, por eso hay que ir caso por caso. Todas estas cuestiones difíciles fueron las que me llevaron a esperar, a consultar con mucha gente. Además, vengo de un país [la República Checa] en el que tenemos fuerte tradición de denunciantes [se refiere a la figura del delator durante el comunismo], así que era bastante reacia.

P. ¿Habría sido diferente el caso Volkswagen con una regulación europea en vigor?

R. Puede haber más de este tipo. Me preocupan las compañías que procesan un gran volumen de datos personales. No tengo evidencia, pero sí rumores, de gente que saca esos datos de la compañía. ¿Qué puedes hacer? Necesitas alguien dentro que lo cuente. Son nuevas amenazas. Y hay que estar mejor equipado para afrontarlas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información