Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez asume el objetivo de aumentar el gasto militar al 2% del PIB

El nuevo Gobierno hace suyo el plan de Cospedal para gastar 18.500 millones (1,53%) en 2024

Pedro Sánchez en la cumbre de la OTAN, este jueves en Bruselas.

Al término de una cumbre marcada por las groseras presiones del presidente estadounidense, Donald Trump, a su aliados para que aumenten su gasto militar, incluso con salidas de tono y amenazas veladas, el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha asumido este jueves como propio el objetivo de elevar el gasto militar hasta el 2% del Producto Interior Bruto (PIB).

No solo ha hecho suyo el compromiso adquirido por el presidente Mariano Rajoy en la cumbre aliada de Gales de 2014, que fijó como objetivo el 2% en el plazo de una década, sino también la “hoja de ruta” detallada en la carta que la anterior ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, remitió en diciembre pasado al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en la que planeaba llegar en 2024 al 1,53% (actualmente es el 0,93%).

Es decir, el nuevo Gobierno tiene como objetivo el 2% del PIB, e intentará alcanzarlo en 2024, pero alega que es muy difícil conseguirlo y suscribe el plan de Cospedal, por considerarlo “razonable, posible, realista y acorde con las necesidades y capacidades económicas” de España, en palabras de Sánchez. Aunque el 1,53% no satisface ni de lejos las demandas de Trump, supone un incremento del 60% sobre el actual gasto militar español (18.470 millones de euros frente a 11.500 previstos para este año). Hasta ahora, el Gobierno socialista no había asumido la hoja de ruta de Cospedal; entre otras razones, porque el Ejecutivo del PP no la pactó con la oposición y la envió en secreto a Bruselas.

Sánchez ha subrayado que, en materia de defensa, su voluntad es “recoger el testigo” de los anteriores gobiernos y “no romper la coherencia” con los compromisos que estos han ido asumiendo, pero ha advertido de que el aumento del gasto militar no solo depende de él, sino también de que el Parlamento lo apruebe en los presupuestos. Una tarea especialmente complicada dada la heterogenidad de sus apoyos, que incluye a grupos como Podemos o los independentistas catalanes.

Sánchez ha asumido que España debe aumentar sustancialmente el gasto militar tras haber argumentado por activa y por pasiva que la contribución de cada aliado no puede medirse exclusivamente en términos cuantitativos, sino también cualitativos. Aunque esté entre los farolillos rojos en porcentaje de PIB, España cumple ya el objetivo de destinar el 20% del gasto militar a inversiones y equipos (también acordado en Gales en 2014), y es uno de los países que más contribuye a las operaciones de la OTAN y la UE, para lo que está haciendo un “enorme esfuerzo”, ha insistido Sánchez.

El presidente español, que intercambió un saludo "cordial y diplomático" con Trump durante la cumbre, se mostró “comprensivo” con la demanda de la Adminisreración estadounidense de que los países europeos gasten más en su propia defensa, pero reclamó también “comprensión” para España, que acaba de salir de una profunda crisis económica cuyas secuelas aún no se han superado. 

Más información