Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia peruana registra dos casas del expresidente Kuczynski y le prohíbe la salida del país

Un juez anticorrupción investiga los pagos de la constructora Odebrecht a empresas ligadas al exmandatario durante su etapa de ministro en el Gobierno de Alejandro Toledo

La policía peruana durante el registro de una de las casas del expresidente Kuczynski
La policía peruana durante el registro de una de las casas del expresidente Kuczynski REUTERS

Apenas un día después de que el Congreso aceptara la carta de renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski, un juez del sistema de corrupción de funcionarios ha dictado este sábado una orden de arraigo por 18 meses que impedirá al exmandatario la salida del país. Kuczynski recibió el viernes por la tarde la resolución del Congreso que aceptó su carta de renuncia y este sábado dicho texto fue publicado por el diario oficial. Al dejar de ser presidente, la orden de coerción -arraigo en el país- y el allanamiento podían proceder, al haber perdido la investidura presidencial.

En estos 18 meses se llevará a cabo la investigación por los supuestos pagos que Odebrecht realizó a empresas ligadas al expresidente y su socio Gerardo Sepúlveda durante la época en que Kuczynski era ministro de la administración de Alejandro Toledo, quien se encuentra en busca y captura por su implicación en el caso de la constructora brasileña.

La mañana del sábado, en la audiencia conducida por el juez Juan Carlos Sánchez Balbuena, el fiscal Hamilton Castro, cabeza del equipo de tarea Lava Jato, defendió el pedido de impedimento de salida alegando no solo una razón judicial sino la historia reciente peruana. "Desde el siglo pasado vemos el triste espectáculo de los presidentes que se van del país y nunca más regresan, o esperan los pedidos de extradición, y otros retornan cuando las acciones penales han prescrito. Eso no debe repetirse nunca más en el Perú", afirmó Castro.

"Fumus boni iuris", añadió el fiscal, para argumentar la convicción de las pruebas de posible lavado de activos: un listado de depósitos no solo de Odebrecht Latinvest a Westfield y First Capital, sino transferencias de otras firmas ligadas a Kuczynski entre 2007 y 2015. El fiscal también mencionó un decreto supremo que firmó Kuczynski como ministro en febrero de 2006 y que respaldaba financieramente al gigante brasileño: fue el otorgamiento de garantía para asegurar los pagos a un contrato de concesión.

"El señor Pedro Pablo Kuczynski acaba de ostentar la máxima magistratura del Perú y tiene contactos internacionales en el mundo de las finanzas económicas y podría abandonar el país cuando lo quisiera", añadió el fiscal que dirige las investigaciones de Lava Jato en Perú para justificar el riesgo de fuga.

El abogado del exmandatario, Cesar Nakazaki, respondió que su patrocinado tiene voluntad de colaborar con la investigación y se allanaba al pedido de arraigo hecho por la Fiscalía. Pero luego planteó al juez terminar rápidamente la audiencia, "porque hay un allanamiento en la casa de mi patrocinado", dijo. Nakazaki defendió la década pasada al autócrata Alberto Fujimori, en juicios por violación de derechos humanos, robo y corrupción.

En paralelo, la Fiscalía informó por Twitter que dos fiscales estaban este sábado realizando diligencias de allanamiento en dos casas del expresidente Kuczynski: dos inmuebles en la cuadra 9 de la calle Choquehuanca en el acomodado distrito de San Isidro y una casa de campo en Cieneguilla, en las afueras de Lima por “la por la presunta comisión del delito de lavado de activos en agravio del Estado".

Kuczynski transfirió hace algunos años la propiedad de su casa campestre a Dorado Assets, una empresa que luego inscribió a nombre de su hija. Hace dos semanas, al responder preguntas de la comisión parlamentaria de investigación Lava Jato, justificó el traspaso de esa casa a la offshore Dorado Assets para pagar menos impuestos en Estados Unidos cuando renunció a la nacionalidad estadounidense.

Nakazaki se trasladó a Cieneguilla, para encontrarse con su patrocinado, pero trascendió entre los periodistas apostados en la calle Choquehuanca, que Kuczynski estaba por volver a su domicilio de San Isidro, donde está su biblioteca y el escritorio al que siempre volvía durante los meses de campaña electoral en 2016.