Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El periodista eslovaco asesinado investigaba vínculos entre políticos y la mafia italiana

El ministro de Cultura anuncia su dimisión: "No puedo tolerar que hayan matado a un periodista durante mi mandato"

Imagen de Jan Kuciak y de su novia, Martina K.
Imagen de Jan Kuciak y de su novia, Martina K.

Jan Kuciak, el periodista que fue asesinado la semana pasada junto a su novia, estaba a punto de publicar un artículo sobre los presuntos vínculos entre políticos y la mafia italiana en Eslovaquia, ha informado este miércoles el medio de comunicación para el que trabajaba. El asesinato del reportero, que investigaba casos de corrupción, y de su pareja causó estupor en su país y suscitó el rechazo de los dirigentes europeos y varias organizaciones internacionales.

Kuciak, de 27 años, trabajaba para el portal de noticias Aktuality.sk, que pertenece al alemán Axel Springer y al suizo Ringier. Estaba especializado en los casos de corrupción, entre ellos los vínculos entre el mundo de los negocios y el partido gobernante, el SMER-SD del primer ministro Robert Fico.

Este miércoles, el ministro de Cultura eslovaco, Marek Madaric, aliado de Fico, ha anunciado su dimisión. "Hablando claramente, como ministro de Cultura no puedo tolerar que un periodista haya sido asesinado durante mi mandato", ha dicho en una rueda de prensa, según recoge la agencia Reuters.

El portal de noticias Aktuality.sk y otros medios publicaron esta medianoche una versión inacabada del artículo que preparaba Kuciak sobre las presuntas relaciones políticas de empresarios italianos, vinculados a la mafia calabresa 'Ndrangheta, que operaban en Bratislava. "Dos allegados de un hombre que llegó a Eslovaquia tras ser acusado en un caso de mafia en Italia tienen un acceso diario al primer ministro" eslovaco, escribió Kuciak en su texto, titulado La mafia italiana en Eslovaquia. Sus duendes se extienden a la política.

"Los italianos vinculados a la mafia encontraron un segundo hogar en Eslovaquia: han empezado a hacer negocios, recibir subvenciones, obtener fondos europeos, pero, sobre todo, a establecer relaciones con personalidades políticas influyentes, hasta el Gobierno eslovaco", añadió el periodista. "Tenían o siguen teniendo decenas de empresas, cuyo valor asciende a decenas de millones de euros", aseguró Kuciak en su texto. El principal diario eslovaco, el periódico SME, ya había mencionado esos detalles el martes por la mañana.

El jefe de Gobierno criticó a los medios de comunicación este martes, al tiempo que prometió una recompensa de un millón de euros por cualquier información que pudiera ayudar a localizar a los responsables del crimen. "Si se demuestra que el doble asesinato tiene que ver con el trabajo del periodista, sería un atentado contra la democracia", afirmó durante un encuentro con la prensa.  "Relacionar, sin ninguna prueba, a gente inocente con un doble homicidio es pasarse de la raya, ya no tiene gracia", reprochó a los periodistas.

Los cuerpos del periodista y de su pareja, Martina Kusnirova, fueron hallados el domingo en su casa de Velka Maca, una localidad a unos 50 kilómetros de Bratislava. El doble asesinato fue cometido entre el jueves y el domingo, según la policía. Jan Kuciak murió de un balazo en el pecho y su compañera fue alcanzada en la cabeza. Según el diario Pravda, la policía encontró municiones esparcidas alrededor de los cuerpos, en una puesta en escena que el periódico describió como un posible "aviso".

El ministro del Interior eslovaco, Robert Kalinak, declaró que deseaba que un periodista, probablemente el redactor jefe de Aktuality.sk, integrara el equipo de investigación. Kalinak añadió que los investigadores "se comunicaban" con las autoridades italianas en el marco de su trabajo.

El jefe de la policía, Tibor Gaspar, aseguró que el asesinato está "muy probablemente" vinculado a las investigaciones de Kuciak y pidió prudencia a la prensa respecto a este caso. "¿Cómo podemos hacer nuestro trabajo con eficacia si ustedes alertan a las personas que podrían estar implicadas" en el asesinato?, preguntó Gaspar.

Tom Nicholson, periodista de investigación británico que trabajaba en los mismos casos que Jan Kuciak, escribió en la revista estadounidense Politico que "los servicios secretos [eslovacos] tienen los nombres de los gánsteres", ya que tanto su compañero eslovaco como él trabajaron con "documentos secretos filtrados".

Según Grigorii Meseznikov, analista político, el asesinato de Kuciak y su posible relación con las élites políticas eslovacas "podría provocar un terremoto político". "Se ha traspasado una línea roja. Este caso podría conmocionar al electorado del partido SMER-SD en el poder", ha asegurado.

El primer ministro Robert Fico es conocido por sus virulentas críticas a los periodistas. Durante una conferencia de prensa en 2016, declaró que ciertos periodistas eran "asquerosas prostitutas antieslovacas". Pero Fico se reunió el martes con los redactores jefe de los principales medios para garantizarles que "la protección de la libertad de expresión y la seguridad de los periodistas" son una "prioridad" para su Gobierno.

En Bratislava, centenares de personas se congregaron el lunes por la noche para encender velas a la memoria del periodista. Otra movilización similar se produjo en la capital checa, Praga. "El asesinato de un periodista a causa de su trabajo es algo quizá posible en los Balcanes, quizá en Oriente Próximo, ocurre sin duda en Rusia, pero no en la Unión Europea. Solo hay una respuesta a estos actos: terminar su trabajo", declaró Arpad Soltesz, un periodista que trabajaba para la televisión eslovaca JOJ y antiguo colega de Jan Kuciak. Según él, "los políticos tiene su parte de responsabilidad en el asesinato de Kuciak, al menos al propagar el odio contra los periodistas".

Más información