Al menos 25 muertos en un naufragio de inmigrantes ante las costas libias

A bordo del bote inflable viajaban unas 150 personas, según la ONG Sea Watch

Víctimas de los dos naufragios ante las costas libias, el pasado noviembre en Trípoli.
Víctimas de los dos naufragios ante las costas libias, el pasado noviembre en Trípoli. I. Z. (REUTERS)

Al menos 25 personas han muerto ahogadas frente a las costas de Libia en el naufragio de un bote inflable en el que viajaban unos 150 inmigrantes, han informado este sábado los guardacostas italianos a la agencia France Presse (Afp). "El bote inflable naufragó al norte de Trípoli, la capital del país. Al menos 25 personas murieron en el accidente, los números exactos siguen sin estar claros", ha publicado en Twitter la red social la ONG alemana Sea Watch.

Más información
Más de 30 inmigrantes muertos en un naufragio frente a las costas de Libia
Las llegadas de migrantes en Europa se moderan un 60% en 2017

Los guardacostas han indicado que han rescatado a 85 personas y recuperado ocho cadáveres, por el momento. La ONG Sea Watch calcula que unas 150 personas iban a bordo de la embarcación. Este es el primer naufragio de inmigrantes del que se tiene conocimiento en 2018, en una zona en la que las tragedias son habituales y en la que muchos botes o embarcaciones se hunden sin dejar rastro, según las organizaciones no gubernamentales.

La ONG española Proactiva Open Arms también se ha hecho eco del naufragio de este sábado. Según esta organización, son 86 los rescatados por la Guardia Costera. "Naufragio frente a las costas de Libia, al este de Trípoli", ha tuiteado. "Decenas de desaparecidos que se convertirán en muertos sin sepultura. Arranca el contador de ahogados 2018", ha añadido. En 2017, 3.116 personas murieron tratando de cruzar desde el norte de África hasta Europa, según Médicos sin Fronteras. 

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS