Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

224 millones de personas pasan hambre en el África subsahariana, un 12% más que hace un año

El 27% de quienes sufren malnutrición en el mundo viven en este parte del continente africano, según la FAO

Dia Mundial de la Alimentacion 2017
Una mujer arrastra un saco de comida lanzado desde el aire por el Programa Mundial de Alimentos en Ganyiel (Sudán del Sur). Albert Gonzalez Farran

El hambre en el África subsahariana, como también ha pasado en muchos otros lugares del mundo, ha aumentado en estos últimos tiempos. En 2015 la subalimentación afectaba a 200 millones de personas de esta parte del continente africano, pero en 2016 hizo mella en 224, un 12% más, según un informe publicado este jueves por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Si hace un mes otro estudio de este mismo organismo desvelaba que quienes no comían lo suficiente en el mundo habían aumentado el pasado año en 38 millones de personas, esta publicación desgrana que 24 de estos millones son africanos subsaharianos.

El informe de la FAO, que lleva por título Africa, regional overview of food security and nutrition (Panorama regional de la seguridad alimentaria y la nutrición en África), señala que la prevalencia de la subalimentación crónica se incrementó en el África subsahariana del 20,8% de la población en 2015 al 22,7% en 2016. De las 815 millones de personas que pasan hambre en el mundo, 224 millones son africanos subsaharianos, es decir, el 27% del total de personas afectadas por esta lacra.

Estos datos rompen con la tendencia de la primera década del milenio en África, cuando este continente realizó progresos en la lucha contra el hambre. La prevalencia de la desnutrición pasó entonces del 29,1% al 20,6%, pero, tras un periodo de estancamiento, según la FAO, en los dos últimos años se ha producido un deterioro debido al impacto de los conflictos bélicos y las condiciones climáticas adversas. Esta evolución también se ha dado en otras zonas del mundo asoladas por el hambre y, por primera vez en 15 años, en 2016 esta lacra aumentó a nivel mundial.

La hambruna ha hecho mella en especial en estos últimos años en Estados como Somalia, Nigeria o Sudán del Sur. En el África subsahariana, la mayoría de la población subalimentada en 2016 vivía en países afectados por conflictos, que, según el estudio de la FAO, son una de las causas principales del hambre. La prevalencia de la subalimentación es casi el doble en los países que sufren violencia y crisis prolongadas, y sus resultados nutricionales son también peores. De hecho, una gran parte —489 millones— de los 815 millones de personas en el mundo que padecían subalimentación en 2016 vivían en países asolados por contiendas violentas.

Aunque la frecuencia de las guerras ha disminuido a lo largo de las décadas, ha habido un aumento en los últimos tiempos de conflictos bélicos y, en consecuencia, de las muertes provocadas por estos. Más de un tercio de las crisis más violentas del planeta en 2016 tuvieron lugar en el África subsahariana, y de 19 países afectados por contiendas prolongadas, 13 se encuentran en esta región.

La FAO, en su informe, también pone el foco en el cambio climático. Este jueves, el subdirector general y representante regional de este organismo para África, Bukar Tijani, ha citado en la presentación del estudio "las condiciones climáticas adversas" como otro —junto a los conflictos— de los grandes motivos que impiden a la población acceder a alimentos básicos, con regiones muy dependientes de la agricultura que llevan varias temporadas sufriendo sequías, inundaciones y otros adversidades relacionadas con el clima.

Más información