Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La desaceleración económica de América Latina pone en riesgo la reducción de la desigualdad salarial

El estudio del Banco Mundial sostiene que la educación y los avances tecnológicos son clave para reducir las desigualdades

Comuna 13, una de las zonas más pobres de Medellín, Colombia.
Comuna 13, una de las zonas más pobres de Medellín, Colombia. AFP

La desigualdad salarial en Latinoamérica, minimizada durante la primera década del siglo XXI, podría aumentar a causa del parón en el crecimiento económico en la región, según advierte un informe del Banco Mundial publicado este martes. El estudio, titulado ‘Desigualdad del ingreso en América Latina. Comprendiendo el pasado para preparar el futuro’, confirma el liderazgo de los países sudamericanos en la reducción de la desigualdad a nivel mundial y establece que las mejoras en educación y los avances tecnológicos serán claves para mantener la trayectoria.

Durante los primeros diez años de este siglo, 16 de 17 países latinoamericanos —todos excepto Costa Rica— redujeron la brecha salarial entre empleados de distintos sectores y niveles profesionales. “La cifra cayó dramáticamente y sigue bajando a día de hoy. Sudamérica redujo las desigualdades más que Centroamérica, pero fue una tendencia regional y única en el mundo”, afirmó Joana Silva, economista principal de la oficina para América Latina y el Caribe en el Banco Mundial, y una de las autoras del informe.

“Entre otros factores, se rebajaron las diferencias entre los sueldos de personas con mayor y menor nivel educativo, se mejoró la educación y se equiparen los sueldos entre empresas para empleados del mismo rango”, apunta Silva. Ningún país en concreto lideró la tendencia sino que fue en conjunto.

El crecimiento económico global de la época también fue un importante factor. Pero la mayoría de naciones en el mundo lo hizo a costa de mayores desigualdades. En los países de la OCDE la brecha salarial aumentó progresivamente, con países tradicionalmente equitativos como Suecia o Dinamarca liderando los marcadores, según un análisis de la organización.

La desaceleración actual pone en duda si el éxito de los Gobiernos latinoamericanos puede sostenerse. “La desigualdad sigue reduciéndose pero a un ritmo más lento desde 2011. Un menor crecimiento podría ralentizar la reducción de la brecha salarial”, afirma Silva. El estancamiento de las economías, dice, requerirá que los Gobiernos empleen más recursos en la expansión de la educación y la generación de empleo para evitar perder el progreso de los últimos años.

Más información