Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece Edith Windsor, activista de los derechos LGTB

La estadounidense consiguió que el Supremo validara el matrimonio entre parejas del mismo sexo

Edie Windsor durante la fiesta del Orgullo Gay, en Washington en 2017.
Edie Windsor durante la fiesta del Orgullo Gay, en Washington en 2017.

La activista Edith Windsor, que lideró la batalla que culminó con la histórica decisión del Tribunal Supremo de EE UU de validar el matrimonio entre parejas del mismo sexo, ha fallecido este miércoles en Nueva York a los 88 años.

Ha sido su esposa, Kasen Windsor, con la que se casó en 2016, quien ha notificado su muerte a los medios, sin dan más detalles. "Perdí a mi amada esposa Edie. Ella siempre será la luz para la comunidad LGBTQ que ella amó y que la amó", indicó Kasen, que se refiere a la activista lesbiana como una gran luchadora por la libertad, la justicia y la igualdad.

Windsor nació en Filadelfia en 1929 y era la mayor de tres hermanos. En 2007 se casó en Canadá con Thea Spyer, su pareja durante más de 40 años, que murió dos años más tarde por esclerosis múltiple.

Tras el fallecimiento de su esposa, Windsor tuvo que pagar por el patrimonio heredado más de 350.000 dólares en impuestos al Gobierno federal, lo que la llevó a emprender una cruzada en defensa de la igualdad de sus derechos como cónyuge, que se elevó al Tribunal Supremo.

En junio de 2013 el Supremo invalidó la ley DOMA, que definía el matrimonio como "la unión entre un hombre y una mujer", legalizando así las uniones en el país entre parejas del mismo sexo. Esto supuso una gran victoria para la comunidad LGBTQ.

Windsor estuvo representada en esa batalla por Robert Kaplan, quien ha indicado, tras conocer su muerte, que haber sido su abogado fue "el gran honor" de su vida. "Pasará a la historia como una verdadera héroe", ha asegurado Kaplan, según la cadena NBC.

Tras graduarse de la Universidad de Temple, Windsor se casó en primer lugar con un amigo de su hermano, pero un año después puso fin a ese matrimonio al confesarle que era lesbiana. Se estableció en Nueva York, donde trabajó como programadora para la compañía IBM y donde, según indicó en una entrevista, podía ser abiertamente lesbiana.

Las reacciones tras la muerte de la activista no se hicieron esperar. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ha anunciado que su corazón está roto por la muerte de su amiga. "Edie fue una neoyorquina destacada que llevó la lucha por la igualdad y alcanzó una histórica victoria en el camino por justicia", afirmó Cuomo, quien ha declarado que la activista encarnó el espíritu de Nueva York y que "derrumbó barreras".

Mientras, la Unión de Libertades Civiles indicó que fue una "incansable campeona del amor, la igualdad y la justicia, cuya valentía y tenacidad transformó el panorama de los derechos civiles a través del país".

Más información