Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Ambiente argentino se disfraza de planta

Sergio Bergman agita las redes sociales para advertir sobre el cambio climático

El ministro de Ambiente argentino, Sergio Bergman, disfrazado de planta.
El ministro de Ambiente argentino, Sergio Bergman, disfrazado de planta. Twitter

“Soy un hombre hoja que trabaja por una Argentina verde #CambioClimático", escribió en su cuenta en Twitter el rabino Sergio Bergman, ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Argentina. Si el mensaje encendió las redes no fue por el texto, evidentemente, sino por las fotos que usó Bergman para acompañarlo. Sucede que el ministro se convirtió literalmente en un hombre hoja. Las fotos donde se le ve vestido de planta o camuflado entre una enredadera fueron más "verdes" de lo que muchos consideraron oportuno, sobre todo tratándose de un alto cargo.

El traje emulaba un jardín vertical y Bergman lo usó para el lanzamiento de la séptima edición del Festival Internacional de Cine Ambiental. Si su intención fue llamar la atención lo logró. “Lo importante es que es una movida de concientización sobre el cambio climático. Usar el cine y la cultura para concientizarnos que ser sustentables es un desafío de todos. Es una forma simpática y original”, dijo al canal Todo Noticias.

Cuando le consultaron si el método pudo parecer poco serio, Bergman se defendió. "Más allá de los simpático o polémico de discutir la foto, lo serio es el fondo de la cuestión que tomemos muy seriamente el cambio climático y el compromiso para aportar más verde y naturaleza".

En las redes sociales no tuvieron piedad con el ministro. “Bergman pasó a planta permanente”, “El racimo Bergman”, “El hombre lechuga” o “El Rabino Bergman salió vestido como ensalada de rúcula y radicheta”, fueron algunos de los mensajes que circularon en las redes.

No es la primera vez que Bergam queda bajo la lupa de la opinión pública. En octubre del año pasado, cuando se aproximaba el verano y con él la temporada de incendios forestales en la Patagonia, el ministro dijo que 2017 sería mucho mejor que el anterior en el combate contra el fuego. El problema fue que remató con una frase que generó polémica: “Aunque como creyente que soy, para el próximo verano lo más útil que podemos hacer es rezar, además de trabajar”.