Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS CRÓNICAS
INTERNACIONALES

Dos personas se encuentran un murciélago muerto en Florida dentro de una ensalada envasada

La transmisión de la rabia por ingerir restos infectados de animales, según afirman las autoridades sanitarias, es "muy improbable"

Lineal de ensaladas envasadas en un supermercado.
Lineal de ensaladas envasadas en un supermercado.

Dos personas de Florida (Estados Unidos) se encontraron con una ingrata sorpresa la semana pasada después de empezar a comer una ensalada envasada que habían comprado en un supermercado: un murciélago muerto “se había colado” entre sus vegetales. Los restos del animal, que fueron enviados al Centro de Control y Prevención del país (CDC) tras dar la voz de alarma, no han podido establecer si el mamífero ­­—en franca descomposición— portaba en su interior el virus de la rabia, según han afirmado en un informe publicado en su página web. Los expertos también han asegurado que “la transmisión por ingerir restos de animales infectados es muy improbable”. Como medida de precaución, a los afectados se les someterá a un tratamiento para evitar que contraigan la enfermedad.

En seres humanos se confirmaron 34 pacientes infectados por rabia en la década de 2003 a 2013 en Estados Unidos

La ensalada, que pertenece a la empresa alimenticia Fresh Express, venía empaquetada en una bolsa con la leyenda “Organic Marketside Spring Mix” y su fecha límite de consumo era el 14 de abril. Varios miembros del departamento de salud de la ciudad y del CDC ya han abierto una investigación para aclarar cómo los restos del murciélago han acabado dentro de un envase para el consumo humano. Desde el organismo estatal han aclarado que los afectados no han mostrado ninguna señal de aparición del virus. En la actualidad, los clientes que lo prefieran pueden contactar con la empresa de alimentación propietaria de la elaboración de la ensalada para recibir una devolución íntegra del producto.

Las autoridades han advertido de que cualquiera que haya adquirido el producto “debe deshacerse de él” y han matizado “que no existe peligro para aquellas personas que comieran la ensalada y no encontraran ningún rastro de ‘materia animal’”. El lote de ensaladas ha sido retirado del mercado. Este había llegado a las estanterías de varios centros comerciales de Wallmart (una histórica franquicia de alimentación del país) ubicados en tiendas de ciudades del sur de Estados Unidos como Alabama, Luisiana o Carolina del Sur, entre otras.

Según cálculos oficiales, el gasto anual en tratamientos para el diagnóstico y control de la rabia en Estados Unidos abarca la horquilla entre 245 a 510 millones de dólares. Dentro del grupo de los animales salvajes, se hallaron casi 1.600 casos de murciélagos que portaban el virus en 2013 — último año en el que hay datos públicos—, una disminución del 4,88% con respecto al año anterior. En seres humanos se confirmaron 34 pacientes infectados en el país por rabia en la década de 2003 a 2013.

No se han presentado nuevas denuncias por el mismo percance, aunque lo sucedido en Florida no es el único caso de un error que se repite con cierta frecuencia. En Suiza, una niña de 7 años se encontró un preservativo en un menú del McDonald’s en 2012. Tres años antes, en Londres, un hombre descubrió un ratón al comprar una barra de pan. Tras llevarlo a los tribunales, el caso quedó visto para sentencia y la compañía se vio obligada a indemnizar al cliente con 25.000 euros.

Más información