Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania responde a Trump que su proteccionismo dañará las empresas de EE UU

El ministro de Exteriores dice que las declaraciones del nuevo presidente provocan "asombro y agitación"

Nueva tormenta en torno a Donald Trump. Alemania acogió el lunes con extrema preocupación las últimas declaraciones del ya inminente líder de EE UU. En realidad, poco de lo que dijo Trump es realmente novedoso. Pero sus palabras suponen un ataque frontal a la estrategia e intereses de Alemania: ataques a la OTAN y a la UE, amenazas de altos aranceles a la industria del automóvil y críticas a la política migratoria de la canciller Angela Merkel. Berlín respondió con cautela, pero lanzó un aviso: el proteccionismo dañará a EE UU.

Ejemplares del 'Bild' con una entrevista con el futuro presidente de EE UU, Donald Trump.
Ejemplares del 'Bild' con una entrevista con el futuro presidente de EE UU, Donald Trump. Getty Images

A solo cuatro días de su mudanza a la Casa Blanca, Trump mantiene el discurso que, de llevarlo a cabo, implicaría un giro radical en las relaciones transatlánticas desde el final de la Segunda Guerra Mundial. El último episodio llegó con una entrevista concedida al periódico británico The Times y el alemán Bild. Además de atacar a Merkel y a la UE, Trump puso en duda el compromiso estadounidense con la OTAN.

El “error catastrófico” de Merkel

No es la primera vez que Donal Trump ataca a Angela Merkel con gruesas palabras. Antes de las elecciones presidenciales ya había tildado de “loca” su decisión de dejar entrar en Alemania a casi un millón de refugiados en 2015.

Ahora, Trump alaba a la canciller alemana como una “líder extraordinaria”. Pero sigue achacándole haber cometido “un error catastrófico” al haber acogido a “todos esos ilegales”.

Como ya ha hecho en otras ocasiones, Merkel se negó a entrar en el cuerpo a cuerpo. Tan solo se refirió al catastrofismo del estadounidense sobre el futuro del proyecto europeo. “La gente quiere su propia identidad. Más países van a abandonar la UE”, vaticina Trump. “El futuro de la UE está en manos de los europeos”, respondió la canciller alemana. Más allá de esto, Merkel se limitó a hacer saber que había leído la entrevista con interés y que espera a la toma de posesión de Trump para colaborar “de forma estrecha”. Pero quizás lo más preocupante para Berlín son las amenazas proteccionistas, que podrían desembocar en una guerra comercial y hacer mucho daño a la industrial del automóvil. Es este un sector vital para la economía alemana: uno de cada siete puestos de trabajo depende directa o indirectamente de la automoción.

El ministro de Economía y líder socialdemócrata, Sigmar Gabriel, fue el que más claro habló sobre el riesgo de una guerra comercial. Gabriel alertó del daño que supondría para la industria estadounidense la introducción de un arancel del 35% a los coches de BMW producidos en México. El vicecanciller considera que las medidas propuestas por Trump tan solo lograrían que la industria de automoción de EE UU sea “peor, más débil y más cara”. Y, frente a estas iniciativas proteccionistas, el número dos del Gobierno alemán recomendó a EE UU, simplemente, fabricar “mejores coches”.

A este riesgo también se refirió el ministro de Hacienda, Wolfgang Schäuble, que advierte de que el proteccionismo puede traer ventajas a corto plazo. “Pero siempre resulta perjudicial a largo”, dijo Schäuble a The Wall Street Journal en una entrevista previa a las explosivas declaraciones de Trump.

Pese a la cautela con la que reaccionaron la mayoría de líderes alemanes, el nerviosismo es evidente. Desde Bruselas, el ministro de Asuntos Exteriores, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, reconoció “la preocupación” con la que la OTAN ha recibido las declaraciones de Trump, que considera este organismo “obsoleto”. Estas declaraciones, dijo el hombre que en pocas semanas ocupará la presidencia de la República Federal de Alemania, generan “asombro y agitación”.

Desde la victoria del republicano en las elecciones del pasado mes de noviembre, los responsables del Gobierno alemán han mostrado su desconcierto ante una catarata de declaraciones a veces contradictorias y ante la falta de personas de contacto con las que preparar la cooperación con la nueva Administración estadounidense.

Pese a la prudencia de los miembros del Gobierno, la preocupación es máxima. El exministro de Medio Ambiente y actual presidente de la Comisión de Exteriores del Bundestag, el democristiano Norbert Röttgen, alerta de los riesgos para Occidente que se desprenden de la visión del mundo de Trump. “Le da igual que la UE esté peleada; o que la OTAN exista o no. Creo que en su pensamiento no existe el concepto de Occidente como una unidad. Esto es una novedad amenazadora para Europa y para el mundo”.