Dos iraquíes ahogados y cuatro desaparecidos en el río Danubio a su paso por Bulgaria

Los dos fallecidos, de seis y 26 años, trataban de cruzar en barca a Rumanía junto a otros ocho miembros de su familia

Migrantes atrapados en Idomeni (Grecia) intentan eludir la valla fronteriza, el pasado marzo.
Migrantes atrapados en Idomeni (Grecia) intentan eludir la valla fronteriza, el pasado marzo.VADIM GHIRDA (Atlas (AP))

Los naufragios de migrantes ocurren también en aguas dulces. Dos iraquíes de seis y 26 años han muerto ahogados en aguas búlgaras del río Danubio después de que el barco en el que cruzaban hacia el lado rumano junto a su familia se hundiera, según han informado este martes fuentes policiales recogidas por la agencia Reuters. No son los primeros migrantes muertos en un río europeo en su viaje hacia Europa: el pasado marzo otros tres se ahogaron en la frontera greco-macedonia. Los fallecidos pertenecen a una familia de diez miembros, que huía de Irak y viajaba en la misma nave, de la que otros tres niños y un hombre aún siguen desaparecidos.

La policía encontró los cuerpos el pasado domingo, dos días después de hallar a cuatro supervivientes en una isla en el tramo del río Danubio que fluye por el noroeste de Bulgaria, en la frontera con Rumanía. Fueron los vecinos búlgaros que viven frente a la pequeña isla de Dobrina quienes escucharon primero las voces de los rescatados en la noche del 8 de septiembre —el día en que ocurrió el naufragio, según la agencia local Focus—, y llamaron a los servicios de emergencia.

Los supervivientes contaron después a la policía cómo volcó la barca con la que pretendían alcanzar la orilla rumana, y así continuar su viaje hacia Europa occidental. "Hemos estado rastreando el río después de que los migrantes nos contaran que seis personas que viajaban en el barco con ellos se habían caído a las aguas del Danubio", ha asegurado a Reuters el director de la policía fronteriza de la región, Dimitar Chorbadzhiev. Los niños, que continúan desaparecidos, son dos niños y dos niñas de dos, cuatro y seis años, según la agencia Focus.

Estas dos muertes se suman a las de otros tres ahogados en el río Suva Seka —en la frontera greco-macedonia—, el pasado marzo. Entonces, unos 2.000 migrantes que huían del campo de refugiados griego de Idomeni trataban, como en esta ocasión, de cruzar un río para alcanzar el país vecino en su viaje de huida de la pobreza y el conflicto armado.

Bulgaria —otra puerta de entrada a la Unión Europea— ha construido una valla en su frontera con Turquía para parar el flujo de migrantes. En tan solo una semana (del 1 al 8 de septiembre) el país ha recibido 664 nuevos refugiados y migrantes. El Ejecutivo comunitario, atendiendo a las demandas de Sofía, ha enviado más recursos humanos y técnicos para una mejor vigilancia en la línea que les separa de sus vecinos turcos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS