Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno minimiza la destrucción del empleo en Argentina

Un informe de Trabajo habla de un alza de 0,5 en el empleo en febrero con respecto a 2015

Los trabajadores de la construcción siguen esperando el regreso de la obra pública.
Los trabajadores de la construcción siguen esperando el regreso de la obra pública.

El ministerio de Trabajo de Argentina hizo públicos los resultados de la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), un programa estadístico que releva en forma mensual y permanente desde 1996 los movimientos del mercado laboral privado. En contraposición con los estudios privados, uno de ellos habla de 120.000 despidos en el primer trimestre de 2016, los datos oficiales refieren una variación positiva del 0,5% si se comparan los meses de febrero de 2015 con 2016.

La EIL estima la evolución del empleo a partir de tres indicadores básicos: variación, tasa de entrada y tasa de salida. Se releva en 10 centros urbanos a empresas privadas formales de todas las ramas de actividad, a partir de 10 trabajadores y/o de 5, según la densidad poblacional. Sólo quedan afuera de las 2806 empresas relevadas el sector de actividades primarias (agropecuario y minas y canteras).

El estudio investiga lo sucedido en las zonas más populosas de las grandes urbes, estas son, las que están ubicadas en las periferias. Así, el ministerio de Trabajo afirmó que el único aglomerado con resultado negativo respecto al mismo mes del año pasado fue Gran Paraná (Entre Ríos), que arrojó un -4,3%. Incluso, si se compara el comportamiento de febrero 2016 versus enero, hubo una leve variación positiva del 0,1%. “Estos números indican que no ha habido un cambio significativo en la dotación de personal de las empresas del sector privado registrado relevadas por la encuesta, en términos agregados”, analiza el informe.

La leve suba del empleo privado se explica por las variaciones positivas en las actividades de Servicios Comunales y Sociales (+3,6% respecto de mismo mes de 2015); Transporte, Almacenaje y Comunicaciones (+3,6%) y Servicios Financieros (+1,9%). Las ramas que registraron números negativos respecto a febrero de 2015 fueron Construcción (-11,9%) y Comercio, Restaurantes y Hoteles (-0,2%).

El rubro con más caída interanual fue la construcción. Según los datos que maneja la cartera de Trabajo, en el mes de febrero la actividad registró en el total de aglomerados una variación negativa del 1,7%. Mientras que en Gran Buenos Aires (GBA) el empleo en la actividad disminuyó en el mes de febrero (habiendo experimentado una suba mensual del 1,8% en enero), en el resto de las provincias presenta subas consecutivas mensuales en enero y febrero (3,1% y 0,5% respectivamente). Sin embargo, tanto en GBA como en los otros distritos, comparado con el mes de febrero de 2015, el empleo presenta variaciones negativas: 15,2% y 4,4% respectivamente.

La lectura que hacen los técnicos del ministerio responde a las variables coyunturales. Hay sectores de la sociedad que tienen momentos de tensión fuertes, como la construcción, en momentos en que la obra pública está prácticamente parada desde agosto. Otros sectores, como los autopartistas, están atados a lo que suceda en Brasil. Y los de energía están signados por la caída del precio del barril de petróleo en algunas provincias.

Desde la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) dijeron a EL PAIS que “tanto la Cámara de Empresarios de la Construcción como el sindicato manejamos un número de cesantías. Desde octubre del año pasado a la fecha, está en el orden de los 54.000 a nivel nacional. De ellos, unos 38.000 se dieron de enero a abril. El 90% del total está vinculado a lo que es paralización de obra pública a nivel nacional”.

Según afirmó un vocero, el gremio confía en “las expectativas que refiere el gobierno sobre que se va a ir normalizando rápidamente. La solución está sujeta al cierre con los holdouts y al ingreso de inversiones”.

Desde el ministerio que dirige Jorge Triaca asumen que “se está poniendo el foco en la creación de empleo” y se alistan detrás de las negociaciones que el presidente Macri tenga con un centenar de empresarios a los que va a pedirles inversiones y desarrollo de puestos de trabajo.

Por otra parte, a febrero de 2016, el 85,3% de las empresas encuestadas (de todos los rubros) espera mantener estables sus dotaciones para los próximos tres meses, un 9,6% espera aumentarlas y el 5,1% considera que su dotación disminuirá, lo que arroja una diferencia entre aumento de dotaciones y bajas del 4,5%. En febrero de 2015, esta diferencia era del 4,9% y en febrero de 2014, de 0,6%. Esto indica que las expectativas de las empresas registraron valores similares al mes de febrero de 2015 y superiores a lo relevado en 2013 y 2014.

En lo que se refiere a despidos y suspensiones, el porcentaje de empresas que aplicaron suspensiones fue del 5,5%, valor que se encuentra en niveles similares a los de febrero de 2015 y febrero de 2014. La tasa de despidos, por su parte, fue del 0,7%, valor que se encuentra dentro de los parámetros de los últimos años.