Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas acelera la adhesión turca a la UE para allanar la cooperación

Los Veintiocho acuerdan con Ankara intensificar la lucha contra los yihadistas europeos

Federica Mogherini habla con el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Salahedine Mezouar
Federica Mogherini habla con el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Salahedine Mezouar, en Bruselas. AFP

La Unión Europea multiplica los gestos de acercamiento a Turquía para conseguir la máxima implicación de este país en la crisis de refugiados. Los Veintiocho han escenificado este lunes su mano tendida a Ankara al abrir formalmente un nuevo capítulo del proceso de adhesión de Turquía al bloque comunitario. Se trata del primer capítulo que se abre en dos años -el 17, relativo a la política económica-, una señal de que Bruselas necesita urgentemente la cooperación turca para que frene a los migrantes.

Las frecuentes visitas de los mandatarios turcos a Bruselas no han hecho más que empezar. "Tenemos un trabajo amplio por delante. Entre cumbre y cumbre debe haber contactos de manera estable. Comenzaremos a hacerlo en febrero e implicará a todas las instituciones", ha avanzado la alta representante para la Política Exterior Europea, Federica Mogherini, tras el consejo de ministros de Exteriores celebrado en Bruselas y al que ha acudido también el ministro turco, Mevlut Cavusoglu.

Una de las principales cuestiones abordadas con el jefe de la diplomacia turca ha sido la lucha contra el fenómeno de los llamados combatientes extranjeros en Europa, jóvenes con pasaporte comunitario y en su gran mayoría de origen árabe que se radicalizan y deciden marchar a Siria o Irak para participar en la guerra. Mogherini no ha querido detallar la discusión sobre este asunto, pero sí ha precisado que el objetivo es reducir los flujos en las dos direcciones: europeos que viajan a Turquía, la principal puerta de acceso a Siria desde el continente, para unirse principalmente al Estado Islámico y también los que regresan por la misma ruta de vuelta a Europa, en ocasiones con intención de atentar en la UE.

El número de europeos dispuestos a hacer la yihad no remite. Estimaciones oficiales de Europol, la agencia europea que lucha contra el terrorismo y delitos de dimensión internacional, los cifraban a principios de año en un mínimo de 5.000 personas.

Más información