Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un consorcio colombo-español diseña el Museo de la Memoria de Bogotá

La propuesta de la firma gana un concurso internacional para la construcción de la obra

Un hombre pone flores a las víctimas de un atentado terrorista en Bogotá. Ampliar foto
Un hombre pone flores a las víctimas de un atentado terrorista en Bogotá. AP

Bogotá está marcando las cosas con su nombre para combatir la plaga del olvido. La calle 26, que conecta el centro de la ciudad con el aeropuerto, se ha convertido en el espacio para recordar a los siete millones víctimas del conflicto armado. Cinco murales alusivos a la guerra cubren los muros que la construcción del sistema de transporte masivo dejó descubiertos en esta avenida. El Centro de Memoria, el parque de la Reconciliación, una intervención artística permanente y dos monumentos de políticos asesinados completan el conjunto. Ahora se construirá en este mismo eje el Museo Nacional de la Memoria, con la propuesta de una firma de arquitectos colombo-española que ha ganado este mes el concurso internacional para el diseño de la obra.

“Empezaban a borrarse de su memoria los recuerdos de la infancia”, escribe García Márquez en Cien años de Soledad, “luego el nombre y la noción de las cosas, y por último la identidad de las personas y aun la conciencia del propio ser, hasta hundirse en una especie de idiotez sin pasado”. El remedio para el olvido de los habitantes de Macondo fue escribir el nombre de los objetos sobre las cosas. El billete de más baja denominación de Colombia lleva la figura del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán, asesinado en 1948, en la víspera de la fundación de la OEA en Bogotá. Ciertos académicos definen ente punto como el comienzo del conflicto armado. La calle 26, conocida como avenida El Dorado, ha pasado a llamarse Avenida Jorge Eliecer Gaitán.

El Museo de la Memoria viene a sumarse como un gran aviso que recuerde el nombre de la violencia, pero también el de la paz y la reconciliación. El presidente Juan Manuel Santos afirmó en su visita de abril al lugar de la construcción (calle 26 con carrera 29) que los museos “también curan —no los cuerpos, pero sí las mentes— de la tiniebla que es la ignorancia, el prejuicio y la superstición”. El diseño del consorcio MGP Arquitectura & Urbanismo de Colombia y Estudio Entresitio de España recibirá un premio de 670 millones de pesos colombianos (unos 210.000 euros) y el contrato para el desarrollo del proyecto por 3.200 millones de pesos (cerca de un millón de euros), según un comunicado oficial.

El diseño ganador del Museo Nacional de Memoria. ampliar foto
El diseño ganador del Museo Nacional de Memoria. CNMH

Uno de los puntos en las negociaciones de paz entre el Gobierno y la guerrilla en La Habana consiste en el reconocimiento de las víctimas, su reparación moral y económica y la creación de una Comisión de la verdad, al modo de Sudáfrica en la transición del apartheid a la democracia. Esta ha sido una de las etapas más complejas de los diálogos. Las FARC se identifican como víctimas de la violencia, razón por la que, aducen, se vieron llevados a tomar las armas. El año pasado asumieron que también han sido victimarios, aunque de forma colateral. “Reconocemos explícitamente que nuestro accionar ha afectado civiles en diferentes momentos y circunstancias a lo largo de la contienda”, declararon en un comunicado.