Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santos asegura que la Comisión de la Verdad supone “un punto de inflexión”

El presidente colombiano destaca el avance en el proceso de paz y Felipe González advierte de que “no hay tiempo que perder”

Proceso de paz en Colombia
El presidente de Colombia y el expresidente Felipe González. EFE

Un día después de que en La Habana los negociadores del Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC acordasen la creación de una Comisión de la Verdad, el presidente Juan Manuel Santos aseguró que el proceso ha sufrido "un punto de inflexión". "Que se haya aceptado la Comisión es un primer paso hacia la aceptación de una justicia transicional", incidió el mandatario durante el Congreso del Partido de la U, su formación, en el que mantuvo un diálogo sobre la paz con el expresidente español Felipe González, quien advirtió: "No hay mucho tiempo que perder. Hay una expectativa muy fuerte desde que comenzó este proceso y ahora una creciente inquietud por que no se culmine".

"Me gustaría que a los interlocutores les llegara una voz preocupada", recalcó González, para quien esa inquietud desaparecerá en cuando se firme el acuerdo. "Se va a transformar en un cambio de estado de ánimo cuando la gente vea que se firmó. Pero mientras, ustedes van a sufrir, porque esa inquietud se tiene que reflejar en alguien y es en los protagonistas del proceso de paz".

El presidente colombiano incidió en su idea de que, por un lado, en La Habana se hace la paz, mientras que en Colombia, el Gobierno trata de construirla, y subrayó que las líneas rojas que se fijó hace casi tres años, cuando se inició el proceso, siguen sin sobrepasarse. Santos también asumió el coste político que ha de pagar mientras se desarrollan las negociaciones —"es muy fácil gobernar en guerra, echar la culpa al enemigo; liderar un país en paz es muchísimo más complejo, estás sometido a todo tipo de interpretaciones", dijo— y pidió a Gonzalez que le aconsejara sobre cómo liderar este proceso. "Sería una osadía por mi parte", replicó el exmandatario español. "Explicar qué se va a dar cambio [a la guerrilla], es muy simple: lo que ustedes obtienen renunciando a las botas, es lo que pueden ganar con los votos. Eso dependerá de los colombianos, no del presidente Santos. Aquí, o por las botas o por los votos. Si es por las botas, seguimos con una guerra. Y si es por los votos, veremos qué credibilidad tienen. Yo creo que si fuera hoy, poquitos, pero quién sabe".

Sobre el final del conflicto, González dudó sobre si "algún momento podría ser bueno poner una fecha límite". "Cuando digo que no sé, es que no lo sé. Después de firmar viene la parte compleja e igual hay que decir: 'Eternamente no podemos seguir aquí'. La diferencia del presidente Santos con los otros es que el presidente depende de los votos", añadió.

Santos: "Ojalá Venezuela escuche a Felipe González"

Durante la charla, ambos hicieron referencia al viaje que Felipe González tiene previsto realizar este domingo a Venezuela, a donde viajará desde Bogotá, como parte de la defensa de los opositores presos Leopoldo López y Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas. Santos destacó, en este sentido, la figura de González. "Siempre se ha caracterizado por su buena voluntad, y en esa condición va a Venezuela. Ojalá sea bien recibido, ojalá lo escuchen, espero que su viaje sea exitoso. Es lo que queremos para Venezuela", enfatizó. González aprovechó el Congreso del Partido de la Upara agradecer la ciudadanía colombiana que se le ha otorgado recientemente, y añadió: "Después de que la Asamblea venezolana me declarase persona non grata, ustedes me declararon persona grata. De buena fe, a lo único que aspiro es a sentirme igual de cómodo en un país hermano como Venezuela".

Tampoco fueron obviadas por el presidente Santos las declaraciones, en la víspera, de su homólogo venezolano, Nicolás Maduro, quien acusó a Colombia de "exportar miseria". "Yo le diría, con mucho respeto, que eso es cosa del pasado, que hoy tal vez es a la inversa", recalcó Santos.