Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Carnaval en Brasil

Un desfile patrocinado por Obiang vence en el carnaval carioca

La escuela de samba Beija-Flor homenajeaba los paisajes de Guinea Ecuatorial

El dictador donó 3,5 millones de dólares para el desfile, según la prensa brasileña

Desfile de la escuela Beija-Flor en Río.
Desfile de la escuela Beija-Flor en Río. EFE

El derroche económico del dictador de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, ha dado sus frutos en el carnaval más famoso del mundo. La escuela de samba Beija-Flor (Colibrí), a la que según O Globo el mandatario donó 10 millones de reales (unos 3,5 millones de dólares), se ha hecho este miércoles con el premio máximo de la gran fiesta de Río de Janeiro.

La decisión ha estado rodeada de polémica: el periódico O Globo reveló el patrocinio de Obiang, aferrado al poder en su país desde hace 35 años y considerado el octavo gobernante más rico del mundo, y también uno de los más corruptos. El desfile que pagó no podría ser más amable: se trataba de un homenaje a la belleza natural del país africano y se tituló Un griô [narrador] cuenta la historia: una mirada sobre la África y el despunte de Guinea Ecuatorial. Recorramos el sendero de nuestra felicidad. Según la prensa brasileña, Obiang es un asiduo de las fiestas de Río: cada carnaval asiste al desfile principal con su familia y se aloja en la suite más cara del hotel Copacabana Palace o en un apartamento de lujo del céntrico barrio de Ipanema.

La escuela de la polémica, llamada Grêmio Recreativo Escola de Samba Beija-Flor de Nilópolis, fue fundada en 1948 y ya había recibido críticas en el pasado por exaltar la dictadura brasileña. Hasta ahora, la formación ha admitido haber recibido financiación de Guinea Ecuatorial, pero no ha confirmado el valor de la donación. Su presidente, Farid Abraão, negó al portal de noticias G1 que el desfile exaltara el régimen dictatorial. "Elegimos un enredo para hablar de un país africano, un país que hasta entonces mucha gente no conocía. Nuestra cuestión aquí es el carnaval. El régimen no nos compete".

Con este, Beija-Flor ha recibido 13 premios en el carnaval de Brasil. En esta ocasión ha obtenido 269,9 puntos (el máximo son 270), cuatro décimas más que la segunda, la formación Salgueiro. Ganar en el carnaval carioca es caro: los desfiles son cada vez más ostentosos, con vestuarios elaborados y carros alegóricos, y los preparativos duran todo el año. Una escuela de samba se gasta unos 1,5 millones de euros al año, pero Beija-Flor, en parte gracias a padrinos como Obiang, cuenta con el doble de presupuesto.

Y Hugo Chávez venció en 2006

La escuela de Beija-Flor no es la única que vence en el carnaval de Río de Janeiro después de contar con el apoyo de un dirigente político. En 2006 el premio fue para Unidos de Vila Isabel, cuyo principal patrocinador entonces fue el presidente venezolano Hugo Chávez, que aportó unos 500.000 dólares a través de Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Bajo el lema “Estoy loco por ti, América”, y con letras que incluían fragmentos en castellano, la escuela consiguió el segundo premio de su historia, el primero en 18 años, con una carroza que homenajeaba a Simón Bolívar. La petrolera venezolana, además, alquiló por unos 100.000 dólares un palco exclusivo en el sambódromo, decorado con los colores de la bandera del país.

La oposición al régimen de Chávez lamentó que el Gobierno invierta tal cantidad de dinero en una cuestión “no prioritaria”. El Ejecutivo defendió que la participación en el carnaval de Río sirvió para impulsar “el triunfo de una idea cada vez más vigente en nuestro continente, la idea de la integración”.

Más información