Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mujica ofrece ayuda para mediar entre las FARC y el Gobierno de Colombia

El presidente uruguayo trata de impulsar la negociación

José Mujica, presidente de Uruguay
José Mujica, presidente de Uruguay EFE

El presidente de Uruguay, José Mujica, quiere ayudar a impulsar el proceso de negociación entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y anunció que se quedará en La Habana unos días después de participar en la reunión de mandatarios de la CELAC para entrevistarse con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y con los representantes de la guerrilla.

"Quiero seguir ayudando nuevamente y en concreto para que se acelere el proceso de negociación y sientan el aliento moral de que la causa en que están metidos merece sin duda alguna todo el respaldo", dijo Mujica al semanario uruguayo Búsqueda.

La Habana es la sede de las negociaciones que fueron lanzadas en octubre de 2012 en Oslo (Noruega) y continuaron posteriormente en Cuba, en un intento renovado por resolver medio siglo de conflicto entre el Estado y las diferentes guerrillas, que ha causado decenas de miles de muertos y millones de desplazados.

Mujica aprovechará su viaje a la isla para participar en la reunión anual de mandatarios de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se celebrará el 28 y 29 de enero en La Habana, para realizar sus gestiones. “Me voy a quedar unos días después de la cumbre. Y voy a hablar con el presidente (colombiano) Juan Manuel Santos y con las FARC", indicó.

Mujica señaló que “nunca antes, desde hace 50 años que empezó ese enfrentamiento, se estuvo tan cerca de concretar la paz. Ese es un objetivo superior y merece todo el apoyo”.

Este jueves se cierra un nuevo ciclo en el diálogo en el que se ha tratado sobre el espinoso tema de las drogas y el narcotráfico, que se ha complicado por la propuesta de las FARC de regularizar algunas drogas, a lo que Bogotá se opone. Mujica podría aportar su visión en este aspecto, ya que Uruguay aprobó el pasado diciembre una ley para regularizar el cultivo y la comercialización de la marihuana.

En La Habana, ambas partes han logrado ponerse de acuerdo hasta el momento en dos de los seis puntos de su agenda: el tema agrario y la participación política de los desmovilizados.

Gestos de acercamiento

El presidente uruguayo, exguerrillero tupamaro, ya había indicado su disposición a mediar en el conflicto con anterioridad. En agosto de 2010 cuando asistió a la toma de posesión del presidente Santos, Mujica le transmitió que estaba “a la orden para lo que humildemente” pudiera ayudar, según contó el mandatario después del encuentro en Bogotá.

En junio pasado, durante su viaje a España, Mujica llamó a la comunidad internacional a colaborar para que se lograra la culminación del proceso de paz colombiano, que en entrevista con este diario consideró “lo más importante que está pasando en América Latina”. La misma petición hizo días más tarde en el Vaticano al papa Francisco, a quien pidió que ayudara en el conflicto interno de Colombia. “Yo no tengo nada con Santos, lo que tengo son concordancias políticas en el sentido de que no le veo a este largo conflicto otra cosa que una salida por la vía de la negociación política”, dijo al pontífice. 

Pocas semanas después en el marco de una visita oficial a Cuba, Mujica tuvo contacto con los miembros de las FARC Luciano Marín Arango, alias “Iván Márquez”, y Seusis Pausivas Hernández, alias “Jesús Santrich”. Posteriormente se reunió con Santos, al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, donde le ofreció Uruguay como sede de un eventual proceso de negociación similar entre el Gobierno colombiano y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla del país.

Durante este proceso Mujica indicó que el Mercosur como bloque debe apoyar el proceso de paz en Colombia y enfatizó que "no se puede ser neutral frente al fenómeno" porque "es una causa común".